You Are Here: Home » Internacionales » Vacuna rusa anticovid Sputnik V es una buena noticia para la humanidad: UE

Vacuna rusa anticovid Sputnik V es una buena noticia para la humanidad: UE

La vacuna rusa Sputnik V es «una buena noticia para la humanidad», dijo este viernes en Moscú el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, quien dijo esperar que el regulador europeo pueda certificar su uso.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, que se reunió con Borrell, aseguró por su parte que Washington y Moscú acordaron «ver si hay la posibilidad de actuar juntos» en materia de vacunas y que, en la UE, «varios países están interesados en producir la vacuna en su territorio».

Rusia celebró con orgullo el reconocimiento en el extranjero de su vacuna contra el Covid-19, Sputnik V, y ya ha anunciado contactos para producirla en Europa.

«Es una publicación muy importante que es muy convincente sobre la fiabilidad y la eficacia de la vacuna rusa», advirtió el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sobre la publicación el martes de los buenos resultados del Sputnik V en la revista científica The Lancet.

El estudio, validado por expertos independientes, estable la eficacia de la vacuna rusa en un 91.6 por ciento frente a las formas sintomáticas de Covid-19.

Desde las primeras semanas de la pandemia, el presidente ruso ordenó al aparato científico, político y militar lanzarse a la batalla para que Rusia fuera la primera en desarrollar una vacuna.

Para ello, las autoridades rusas se dispusieron a tomar atajos.

En la primavera boreal de 2020, el director del instituto de investigación Gamaleya, Alexander Guintsburg se jactaó de haber desarrollado el producto. Él mismo se inyectó una versión experimental de lo que se convertiría en la Sputnik V.

El 11 de agosto, Putin anunció la homologación de la primera vacuna anticoronavirus en el mundo, una proclamación recibida con escepticismo en el extranjero, ya que solo había sido probada en algunas decenas de militares.

En realidad, incluso antes de los ensayos de Fase 3 con decenas de miles de voluntarios, la élite rusa ya disponía del producto, como ocurrió con una de las hijas de Putin.

La vacunación de la población comenzó en diciembre de 2020, en el mismo momento en que Europa y Estados Unidos distribuían las primeras vacunas desarrolladas por sus firmas farmacéuticas.

La vacuna rusa Sputnik V es «una buena noticia para la humanidad», dijo este viernes en Moscú el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, quien dijo esperar que el regulador europeo pueda certificar su uso.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, que se reunió con Borrell, aseguró por su parte que Washington y Moscú acordaron «ver si hay la posibilidad de actuar juntos» en materia de vacunas y que, en la UE, «varios países están interesados en producir la vacuna en su territorio».

Rusia celebró con orgullo el reconocimiento en el extranjero de su vacuna contra el Covid-19, Sputnik V, y ya ha anunciado contactos para producirla en Europa.

«Es una publicación muy importante que es muy convincente sobre la fiabilidad y la eficacia de la vacuna rusa», advirtió el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sobre la publicación el martes de los buenos resultados del Sputnik V en la revista científica The Lancet.

El estudio, validado por expertos independientes, estable la eficacia de la vacuna rusa en un 91.6 por ciento frente a las formas sintomáticas de Covid-19.

Desde las primeras semanas de la pandemia, el presidente ruso ordenó al aparato científico, político y militar lanzarse a la batalla para que Rusia fuera la primera en desarrollar una vacuna.

Para ello, las autoridades rusas se dispusieron a tomar atajos.

En la primavera boreal de 2020, el director del instituto de investigación Gamaleya, Alexander Guintsburg se jactaó de haber desarrollado el producto. Él mismo se inyectó una versión experimental de lo que se convertiría en la Sputnik V.

El 11 de agosto, Putin anunció la homologación de la primera vacuna anticoronavirus en el mundo, una proclamación recibida con escepticismo en el extranjero, ya que solo había sido probada en algunas decenas de militares.

En realidad, incluso antes de los ensayos de Fase 3 con decenas de miles de voluntarios, la élite rusa ya disponía del producto, como ocurrió con una de las hijas de Putin.

La vacunación de la población comenzó en diciembre de 2020, en el mismo momento en que Europa y Estados Unidos distribuían las primeras vacunas desarrolladas por sus firmas farmacéuticas.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top