You Are Here: Home » Nacionales » Utilizan agroecología para revertir impacto del cambio climático

Utilizan agroecología para revertir impacto del cambio climático

Por Bertha Becerra / El Sol de México

Ante los efectos negativos del cambio climático en los rendimientos de maíz y otros cultivos que disminuyen el volumen de producción y calidad de suelos, académicos de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH) y el Instituto Politécnico (IPN) junto con la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario (Sedrua) del gobierno de Michoacán, aplican desde 2019 el Programa de Agricultura Sustentable.

El objetivo es generar tecnología a partir del diagnóstico de la calidad de los suelos michoacanos, donde el 84% están degradados. Ya para el 2020 se logró aumentar en 22% el rendimiento medio de maíz de temporal y hasta 113% en condiciones de riego.

El profesor e investigador de Chapingo, Gerardo Noriega Altamirano, señaló que en Michoacán se identificó que el 59% de los suelos son moderadamente ácidos; el 30% califican como neutros y los alcalinos son el 7%, y en el 49% de los suelos deben incorporarse materia orgánica.

Señaló que estos factores limitan la producción de alimentos y los servicios ambientales que generan los suelos, por lo que se diseñó un plan que se aplica en cultivos de maíz, lenteja, zarzamora, fresa, jitomate, limón mexicano, mango y guayaba, entre otras especies.

Con esta estrategia se restaura la fertilidad de los suelos e incrementa la producción de alimentos, destacó a su vez el secretario de Desarrollo Rural y Agroalimentario, Rubén Medina Niño.

Comentó que los resultados en el Programa Agricultura Sustentable son prometedores. Por ejemplo, la agricultura nacional tiene un rendimiento medio de maíz de 7.8 toneladas por hectárea, bajo el sistema de riego. En Michoacán, la media es de 7.98 toneladas por hectárea.

Y los productores que participan en este programa de Agricultura Sustentable, el año pasado alcanzaron un rendimiento medio en condiciones de riego de 9.8 toneladas por hectárea, con rendimientos de hasta 17 toneladas por hectárea en la localidad de Numarán.

Medina Niño subrayó que el gobierno de Michoacán desde 2019 adoptó medidas y prácticas para revertir la degradación de los suelos. El propósito es lograr que la capacidad natural que tiene el medio para regenerarse, se realice y que los factores de estrés no causen daños a la producción agrícola.

En este trabajo se involucran organizaciones de productores, académicos, gobiernos municipales, profesionales de la agronomía, extensionistas, tomadores de decisiones, toda vez que en el tránsito a la producción de alimentos debe haber un enfoque sustentable en el manejo del suelo, clima, material genético, manejo agroecológico, insumos de especialidad y una política agropecuaria con extensionismo.

Se promueve que los productores utilicen compostaje y lombricultura; que incorporen mezcla de minerales para nutrir el suelo. También que elaboren biopreparados con recursos locales como la higuerilla y el chicalote.

La experiencia en la entidad michoacana de los últimos 3 años, da respuesta a los cultivos de riego y temporal y es una alternativa para restaurar el patrimonio del suelo, dijo Enrique Rico Arzate, académico del IPN.

Resaltó que los componentes microbianos que se aplica a los suelos agrícolas, se encuentran microorganismos que degradan plaguicidas y herbicidas. Forma parte de la biorremediación que se hace en las parcelas y por ende, coadyuva a reducir el uso de agroquímicos.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top