You Are Here: Home » Nacionales » Torturados, 79% de los detenidos

Torturados, 79% de los detenidos

Por Carlos Lara / El Sol de México

A pesar de todos los esfuerzos para contener esta
práctica, 79 por ciento de las personas que son privadas de su libertad han
padecido tortura o malos tratos durante su arresto, traslado o estancia en el
Ministerio Público, por lo que México se mantiene como uno de los países que
más violentan los derechos humanos.

De acuerdo con datos del informe “Cuánta Tortura”
del World Justice Project (WJP) la tortura prevalece como delito en las distintas
etapas del proceso del sistema de justicia penal en el país.

Roberto Hernández, investigador del WJP, detalló
que en colaboración con el INEGI llevaron a cabo diversas encuestas al interior
de los penales y cárceles mexicanas para conocer la opinión de 58 mil personas
de cómo habían sido tratadas al momento de ser detenidas, procesadas,
presentadas ante las autoridades y recluidas en prisión.

En entrevista con El Sol de México, Hernández
comentó que sin importar si son elementos del Ejército, Marina, Policías
Federales, estatales o municipales, la tortura es la práctica más común para
acusar a hombres y mujeres.

En el documento se establece que la prevalencia
de impunidad en los casos de tortura entre el 2006 y 2016 con la aún
Procuraduría General de la República (PGR) se llevaron a cabo 13 mil 850
investigaciones por la práctica de este ilícito, pero solamente se obtuvieron
31 condenas en el mismo periodo.

Agrega que en dicha década, 148 mil 136 personas
han experimentado algún tipo de tortura o maltrato en el arresto, traslado o
estancia en el Ministerio Público.

“Por ejemplo, 93 por ciento de las personas
respondieron haber sido presionadas durante el interrogatorio, y 73 por ciento
del total señaló haber sido víctima de tortura o maltrato por parte de la
policía”, subraya el reporte.

Asimismo, las detenciones injustificadas tienen
mayor prevalencia de tortura o maltrato, debido a que 72 por ciento de la
población encuestada reportó haber sido víctima de tortura o maltrato durante
la detención; 82 por ciento de los detenidos en la calle o sacadas de algún
lugar sin orden de detención también dijo sufrir tortura; de igual forma que 69
por ciento de los detenidos en flagrancia.

EL QUE MÁS TORTURA

El Ministerio Público (PM) es señalado en el
estudio como el lugar donde ocurren más actos de tortura o de maltrato con 66
por ciento de los encuestados.

Roberto Hernández mencionó que el estudio
permitió además evidenciar diversos tipos de agresión como amenazas con
levantarles cargos falsos, hacerles daño a sus familias, desvestirlos,
vendarles los ojos, impedirles respirar, recibir patadas o puñetazos, golpes
con objetos, quemaduras, descargas eléctricas, aplastamiento de alguna parte
del cuerpo, lesiones con arma blanca o de fuego, además de haber “sido obligadas
a tener actividad sexual no deseada”.

“Las modalidades son frecuentes entre hombres y
mujeres; sin embargo, los datos destacan que existe más violencia sexual
cometida contra mujeres”, dijo Hernández.

Otro dato que se descubrió en este estudio, fue que
las entidades con el uso de la tortura durante la detención, traslado o
estancia en el MP son Tlaxcala y Aguascalientes, mientras que las entidades con
una menor frecuencia de esta práctica ilícita es en Durango y Nayarit.

El experto sostuvo que la violencia perpetrada
por actores estatales tiene lugar porque las autoridades creen que mediante la
práctica de la tortura obtendrán evidencia válida para probar el delito.
Mientras, que en menor medida, la tortura se usa con fines de control social o
castigo dentro del sistema penitenciario.

Puntualizó, que al mismo tiempo los datos también
revelan una actitud de normalización de esta práctica al interior de las
corporaciones del Estado.

“Se dio cuenta, con esta muestra de este tamaño
se vio que no importa la corporación, no importa si es el Ejército, si es la
Marina, o policías municipales o estatales o federales, todas las autoridades
que están o involucradas en el proceso penal, algunos más que otros, pero es un
problema que todas las corporaciones del país”, externó.

Según dijo, la población más torturada es la
menos culpable por el delito que se le acusa y está en la cárcel. “Esto es muy
interesante porque la gente suele creer que la tortura funciona y que permite
llegar a un resultado confiable, pero los datos nos muestran que es al revés,
mientras más torturados, menos probable es que hayan cometido un delito y menos
probable es que haya evidencia confiable para acusarlos”, explicó.

“La tortura es generalizada y se está aplicando a
casi todas las personas que ingresan al sistema penal, en segundo lugar, no
funciona porque a los que más se les aplica resulta ser que son los que tienen
la menor probabilidad de ser culpables y el tercer hallazgo, que es de lo más
importante es qué hay formas de erradicar la tortura, si es que eso nos
interesara y que tienen que ver con que se cumplan las reglas del debido
proceso”, finalizó.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top