You Are Here: Home » locales » Queretanos festejaron a sus padres

Queretanos festejaron a sus padres

La mañana transcurre tranquila, apenas salpicada por unos cuantos, el sol calienta los ánimos de fiesta y en cuestión de lo que parecieran minutos, los andadores del Centro Histórico se estrechan, las decenas de familias se convierten en centenas y cualquier rincón de esta ciudad es el escenario perfecto para festejar el Día del Padre.

Los grupitos hacen fila para pasar a los abarrotados restaurantes de Plaza de Armas, un arco de globos negros y verdes adorna la entrada de uno de ellos, recibe a los visitantes que pasan a tomar el almuerzo y aprovechan para tomar una foto de recuerdo.

Una pelea está a punto de comenzar entre dos pequeñas cuando una de ellas mete el dedo en el llamativo postre, los empujones y jalones de pelo cesan con la firme intervención del papá que reparte el manjar en partes desiguales, dos grandes trozos de acaramelado flan para las niñas y apenas una probadita para él, la calma llega.

En la mesa de enfrente un hombre mayor suelta los cubiertos y observa a los integrantes de su mesa: su esposa, su hija y su yerno; la tranquilidad que impera entre platillos contrasta con los jalones de la otra, no hacen falta las palabras para intuir los pensamientos del hombre mayor que reunió a su familia, aun cuando su hija ya no necesita de sus firmes intervenciones.

Los jardines, bancas, fuentes, andadores, museos, tiendas, restaurantes, galerías y puestos ambulantes se desbordan, el espacio público alberga nuevos y viejos padres, orgullosos y sonrientes.

Una familia baja uniformada por una de estas calles, la playera del hombre dice “Soy un súper papá”, la de la mujer “Soy una súper mamá” y la de los niños “Tengo un súper papá”; seguros, caminan como en pasarela, atrayendo y disfrutando las miradas.

Flor y su papá Fabián Martínez pasean por el centro de la ciudad, “Hoy le dimos regalos a papá y vamos a ir a comer con la familia para festejar a todos los papás, estaremos en la casa de la abuelita”, comenta Flor a DIARIO DE QUERÉTARO; “Nos gusta mucho convivir en familia, es algo muy padre que nos juntemos todos los papás de la familia con la abuelita”, agrega el papá.

La ciudad es oportuna para aquellos que vienen de visita, “Venimos de Chiapas a pasar el fin de semana a Querétaro, mi esposo radica en la Ciudad de México y venimos a pasar el Día del Padre juntos, ya desayunamos en un restaurante del parque y estamos pensando si en la tarde nos escapamos a Tequisquiapan”, dijo Georgina Alegría.

Al respecto, su esposo Jorge Antonio Poxtan señala “Mi regalo del Día del padre es venir a conocer la maravillosa ciudad de Querétaro, está muy bonita”.

Los flashazos siguen sonando, los helados, los algodones de azúcar y los suvenires continúan vendiéndose, los restaurantes casi revientan y los festejos continúan, las postales de este día llenan las memorias de recuerdos agradables.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top