You Are Here: Home » locales » Pleitos familiares son peor que la propia muerte

Pleitos familiares son peor que la propia muerte

Foto: Hugo Camacho

Laura Banda / Diario de Querétaro

El drama después de la muerte es un episodio que lleva años e incluso décadas de pleitos, rencillas familiares y en algunos casos termina con la pérdida de grandes fortunas.

La ausencia de un testamento o en el caso de existir la no aceptación del testador respecto al destino y distribución de sus bienes, divide familias enteras.

El presidente del Consejo de Notarios del estado de Querétaro, José Luis Gallegos Pérez afirmó, “los humanos somos veletas del destino. Hay grandes fortunas que se han perdido de la noche a la mañana, pero también hay quienes no tenían nada y amanecen millonarios”.

Hoy que se recuerda a quienes se han adelantado en el camino, lamenta la falta de cultura testamentaria en la población, lo que deriva en tortuosos juicios intestamentarios, como de desgaste no sólo económico sino de estabilidad de quienes están en disputa.

Sostiene que “cuando llega la herencia se acaba la decencia” y es que la lucha por el poder económico es desmedido.

“Me ha tocado testamentos en los que los herederos están inconformes, lo que es un absurdo porque al final de cuenta son los bienes del testador y puede dejar a quien quiera, pero luego se oponen los herederos que no están muy conformes y hay grandes pleitos”, no obstante que la masa hereditaria es muy grande y les alcanza para todos.

Pero sobre todo, dijo que resulta ilógico este tipo de pleitos porque al final de cuentas es la decisión del testador que decide en algunos casos compartir la herencia con familiares, relaciones fuera de matrimonio, pero también personas ajenas al vínculo sanguíneo o hay quienes por la relación distante con hijos prefieren pasar sus bienes a instituciones diversas.

El presidente de los notarios queretanos advirtió del problema mayúsculo que se genera cuando no hay testamento alguno y quienes comprueban derecho a herencia no llegan a acuerdos para la repartición y como consecuencia se prolongan los juicios sucesorios intestamentarios.

El notario también recomendó dictar testamento a favor de la pareja ya que “los mexicanos somos medio bohemios en el sentido de que voy hacer una casa para cada uno de mis hijos y es muy bonito, pero cuando alguien dicta un testamento les comentó a la pareja que empiezan solos y sobre la marcha vienen los hijos y sobre la marcha se van y queda otra vez sólo la pareja, entonces lo recomendable es que el hombre designe cómo heredera a la mujer y viceversa, porque al final de cuentas lo que hayan tenido quedará a sus hijos”.

Ante esta problemática que se vive después de la muerte, Gallegos Pérez urgió trabajar en la cultura del testamento y acabar con esas disputas que fragmentan familias.

Lo anterior al informar que en las más de 55 notarías que se tienen en la entidad al mes no se realizan más de cinco a seis testamentos mensuales en cada una de éstas.

En este punto, destacó la importancia del programa denominado “Septiembre mes del testamento”, estrategia con la que se busca que la población aproveche con descuentos de hasta un 50 por ciento en honorarios de los notarios y dicte testamento.

Dio a conocer que en septiembre pasado las notarías estatales registraron seis mil 385 testamentos, una cantidad menor con relación a los siete mil 255 que se efectuaron en 2016.

Gallegos Pérez de igual manera expuso el conflicto que se vive en el medio rural donde actualmente muchos campesinos son posesionarios del terreno, pero no son los propietarios porque no cuentan con un titulo de propiedad.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top