You Are Here: Home » locales » “No sé qué haría” si me deportan, dice una “dreamer”

“No sé qué haría” si me deportan, dice una “dreamer”

Elvia Buenrostro Pichardo / Diario de Querétaro

Amo a Estados Unidos y tras el anuncio de Donald Trump para la cancelación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, estamos en riesgo de deportación, estoy triste y mis papás intranquilos porque nunca he hecho algo negativo y se truncarían mis estudios universitarios, lamenta la queretana Jessica Buenrostro Figueroa, joven estudiante de Indiana University-Purdue University Indianapolis (IUPUI).

Jessica, oriunda de Querétaro, está por cumplir 20 años de edad, es beneficiaria del DACA (siglas en inglés), y desde que inició sus estudios destaca por su desempeño de excelencia, lo que consta en distintas certificaciones y reconocimientos estatales que ha recibido y ha logrado primeros, segundos y terceros lugares en conferencias de medicina para estudiantes.

Llegó al país vecino porque sus padres anhelaban una mejor vida y migraron cuando ella apenas contaba con meses de haber nacido. Ahí siguen y ahora tienen dos hijos más, ellos sí nacidos allá.

Al dar su testimonio a DIARIO DE QUERÉTARO, Jessica se reconoce como “dreamer” y expresa con respeto a México que se siente orgullosa de vivir en Estados Unidos, porque allá creció y no conoce otro país, aunque ahora enfrenta el trago amargo del riesgo de deportación a lo que dice “no sé qué haría”.

Sus papás –menciona- pagaron cientos de dólares para la asesoría legal que requerían para que ella esté dentro del programa de Acción Diferida, dentro de los requerimientos está dar toda la información concerniente a ella y comprobar un historial de buena ciudadana, es decir no tener antecedentes penales. Fue un proceso largo y rirguroso.

“Tienen toda mi información, yo la di de manera voluntaria, pero hay miles que lo hicieron… estamos en el mismo bote, no sabemos escribir ni cómo usar el idioma español, nos afecta de manera negativa. Hablo español, pero lo que sé no me serviría para desarrollarme en el ámbito profesional, hablo con gente, pero es muy distinto dar un reporte”.

Jessica ha desarrollado la cultura del esfuerzo y productividad, a la par que estudia la carrera de Liderazgo Cívico, llega a tener hasta dos trabajos (en un Subway y una gasolinera), pues dice tiene tiempo y prefiere trabajar que no hacer algo; además de que le deja dinero para sus gastos personales y la renta de su departamento porque ya se independizó de sus padres.

“Cuando cumplí 18 años también empecé a usar tarjetas de crédito, para hacer crédito, mi trabajo me ayuda a tener dinero para pagar. Así era la forma más fácil para hacer crecer mi crédito y después me den un crédito para una casa y un carro. Además acabo de mudarme a un apartamento en otra ciudad y tengo que pagar renta y útiles, ahí es a donde se va todo el dinero”.

“Mis papás están más intranquilos al ver que estoy estresada porque afectaría muchísimas cosas, impactarían negativamente. Pero es como le dije a mi mamá, ‘sólo queda esperar y ver qué sucede’. Hay seis meses para que el Congreso determine y el plan sería esperar a que expiren los permisos que ya se dieron”.

Sabe –dijo- que no podría trabajar, pero tendría hasta el 2019 para preocuparse de cualquier cosa, porque su carrera la termina en el 2020 y sólo le faltaría un año, aún así ella seguirá estudiando.

Expone que desde que era pequeña gusta de leer y ser autodidacta, porque siempre está ávida de conocimiento para mejorar al mundo, la política y asuntos públicos como de lo que sucede en Estados Unidos.

“Debería estar unido y me gustaría ayudar a reducir la división entre los dos grupos para mejorar la vida de la gente que viene de todos lados del mundo. Estudio en una Universidad en la que no he sido acosada, pero el año pasado sí hubo papeles racistas que pegaron en la escuela, no sólo en contra de los latinos, sino en contra de gente de todas las religiones y minorías; pero inmediatamente las retiraron”.

Aunque sí recuerda que ha habido otras expresiones de racismo en la calle, como el día de las votaciones primarias fue a comer con su mamá y hermana, a un lugar público donde había un grupo de hombres que gritaban construyan el muro y aclamaban a Trump.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top