You Are Here: Home » Nacionales » «Ni fifís ni chairos, primero el país», dicen en marcha contra AMLO

«Ni fifís ni chairos, primero el país», dicen en marcha contra AMLO

Foto: Alejandro Aguilar

Por Israel Zamarrón / El Sol de México

Con ánimo que a veces levantaba con consignas como «Fue
un error, votar por Obrador» y que otras decaía, tal vez por la falta de
costumbre a marchar, miles de ciudadanos salieron a marchar en contra del
presidente Andrés Manuel López Obrador, comandados por figuras como la familia
LeBaron, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés o Paola Migoya, de Frente
21. Lo visto desde el Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la
Revolución fue algo parecido a una ola blanca, no sólo porque de ese color eran
las ropas de marcas finas que vestían, sino también porque fue el color de piel
dominante.

El outfit se compuso de sombreros estilo Panamá o gorras
deportivas, camisas de algodón y lino de marcas como Náutica, Columbia o Polo,
jeans o pantalones casuales beige. El calzado fue invariablemente deportivo y
los accesorios como lentes para el sol Ray Ban, relojes y joyería tampoco
faltaron. Los iPhone de modelo más reciente sirvieron para grabarse entre sí
gritando «Fuera López» o «se ve, se siente, México está
presente», o para llevarse a casa las palabras que Adrián LeBaron
pronunció en el Monumento a la Revolución, donde concluyó la marcha. Todo
enmarcado por una máxima: «ni chairos, ni fifís, mexicanos».

Entre discurso y discurso los asistentes murmuraban entre sí
o para sí: «no saben que lo que quiere imponer es una doctrina
dictatorial, eso es de lo que no se dan cuenta», dice una señora
sexagenaria a su compañera en voz baja. Por supuesto, se refería al presidente,
a quién se refieren tajantemente como López, a secas. Incluso los niños parecen
tener aversión por el presidente: «¿Es AMLO?», pregunta uno que se
trepó a una estructura para ver mejor. «Ah no, es LeBaron», recompone
con alivio.

Durante la marcha se hizo patente la sabiduría popular:
«juntos, pero no revueltos». Si bien todas las consignas eran contra
el presidente, eso no hizo que las personas vestidas de blanco marcharan junto
a las bases del PRD: gente traída de la periferia de la Ciudad de México, de
Chalco o Chicoloapan. «¿Por qué vas tan rápido?», pregunta una señora
a su esposo -ambos de la ola blanca-, «para no irnos parando tanto y pasar
a los del PRD», le respondió. Incluso el «juntos, pero no
revueltos» tuvo representación gráfica: mientras los perredistas marchaban
a toque de campana -esa que anuncia el arribo del camión de la basura- por los
carriles oriente de Reforma, la ola blanca lo hacía en los carriles poniendo
con una pancartas en apoyo a la familia LeBarón.

Bajo el asedio del sol, que no dio tregua, Adrián LeBarón,
con voz entrecortada acusaba desde el templete dispuesto en la Plaza de la
República: «vivimos en un país que ha perdido el respeto por la
vida». Los asistentes aplaudían, grababan e incluso los hubo quienes no
podían evitar dejar caer unas lágrimas. «Cómo podemos unirnos antes de que
nos maten a todos por favor», clamaba Adrián y el resto respondía con un
«no estás solo», consigna innumerablemente escuchada y arraigada en
los mítines y campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador.

El mitin en el Monumento a la Revolución concluyó a las 13:30
horas, dos hora y media después de que partieron del Ángel de la Independencia.
Con las mismas ropas blancas que llegaron, los asistentes se perdieron entre
las calles de la colonia Tabacalera, algunos dispuestos a abarrotar los
restaurantes cercanos, otros los estacionamientos, a esperar su automóvil para
seguir con la rutina del domingo. Los perredistas que marcharon contra López
Obrador, en cambio, volvían a los autobuses que los llevarían de regreso a
Chalco o Chicoloapan, en la periferia del Valle de México.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top