You Are Here: Home » locales » México necesita producir vacunas

México necesita producir vacunas

Foto: Gerardo Tavarez

Por Gerardo Tavarez / Diario de Querétaro

“Una de las preguntas que salta cuando la gente sabe que en México se está desarrollando una vacuna contra el Covid-19, y va en fases más atrasadas comparado con las de los líderes a nivel mundial es ¿para qué?, la respuesta es que México necesita producir sus vacunas, necesita ser independiente”.

Así se refiere el investigador Juan Mosqueda, quien encabeza al grupo de científicos del laboratorio de inmunología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) que desarrolla el proyecto queretano para tener una vacuna propia, cuya investigación se ubica entre los cuatro más avanzados a nivel nacional al encontrarse en la fase pre clínica, probándose en animales para verificar que es inocua (que no hace daño físico) e inmunogénica (capaz de activar el sistema inmunológico e inducir una respuesta inmune).

Profesor de la Facultad de Ciencia Naturales de la máxima casa de estudios del estado recibió a Diario de Querétaro para platicar de los avances que se han teniendo en el desarrollo, así como la importancia de investigar y crear vacunas en el país.

“Fue a principios de marzo cuando atendimos una convocatoria de la rectora, en la que nos pedía sugerencias de cómo contribuir a controlar la pandemia, de esta manera se decide participar proponiendo tres proyectos: el desarrollo de un método de diagnóstico molecular, el desarrollo de un método de diagnóstico inmunológico y el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19”.

Para el desarrollo de una vacuna es necesario pasar primero por la fase de “prueba de concepto en el laboratorio”; posteriormente a la fase “pre clínica” en la que verifica en animales que es inocua y capaz de activar el sistema inmunológico e inducir una respuesta inmune, etapa en la que se encuentra el proyecto que se desarrolla en la UAQ, a la espera de obtener resultados positivos para dirigirse a la fase clínica, donde se selecciona un grupo pequeño de personas a las que se le aplica para demostrar que es segura para humanos.

RESULTADOS EL 2021

Respecto a ello el investigador explica que la vacuna universitaria está entrando a la fase de evaluación, donde se tiene que demostrar que sirve. “Es la primera fase del proceso más complicado de evaluación” ya que reconoce que aproximadamente el 90% de las vacunas que se desarrollan en el mundo no pasan esta etapa por el nivel de exigencias, protocolos, comités de bioética y estándares de muy alta calidad que se tiene que pasar. “Lo que es cierto, es que no vamos a tener resultados definitivos si funciona o no en humanos hasta 2021”, asegura Juan Mosqueda.

Para lograr el avance que se ha tenido hasta ahora, el equipo de científicos universitarios se apoya con grupos de investigación del Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Facultad de Medicina de la propia universidad, además de aplicar “estrategias que nos ha funcionado para el desarrollo de vacunas en otras enfermedades”. Mosqueda comenta que el hecho de que el proyecto de la UAQ esté seleccionado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, junto a los de la UNAM, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, y el IMSS en conjunto con el laboratorio Avimex, implica mucho para la Universidad.

REACTIVACIÓN DE PRODUCCIÓN

“Actualmente no se produce ninguna en el país todas se importan, esto quiere decir que dependemos totalmente de otros países”, señaló el investigador que hizo un llamado para que se reactive este sector en México “como se hacía antes, que se contaba con una industria muy grande de producción de vacunas, este es un momento muy bueno para retomarlo”.

“Cuando las vacunas salgan, las cantidades de dosis que se van a requerir a nivel mundial, no van a alcanzar para el total de la población, entonces las empresas le van a dar prioridad a la gente de los países donde se estén produciendo. De igual manera, al pagar por ella y aumentar los costos de importación, esto va derivar en que el costo sea más elevado, entonces, que mejor que producir nuestra propia vacuna en nuestro país, y mejor aún, en nuestro estado”.

El profesor Mosqueda puntualizó que el costo de la investigación y desarrollo de las vacunas es muy elevado, y actualmente se encuentran trabajando con un recurso muy limitado aportado únicamente por la Universidad Autónoma de Querétaro, y hace la invitación al Gobierno Estatal, Municipal, empresas y a todas las personas que deseen apoyar este gran proyecto de investigación a través del sistema de donaciones de la Universidad Autónoma de Querétaro, donativos que son libres de impuestos y así poder avanzar más rápido este proyecto que sin duda beneficia a todos los queretanos y mexicanos.

Además, Mosqueda es médico veterinario zootecnista con estudios de posgrado en el “Laboratorio de Inmunología de Protozoarios” en Obihiro, Japón y doctorado en “Patología y microbiología veterinaria” por el Colegio de Medicina Veterinaria de Washington, EU, pertenece a varias agrupaciones y comités, miembro del consorcio de desarrollo de vacunas designado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, de la Academia Mexicana de Ciencias, de la sociedad mexicana de inmunología y de la sociedad mexicana de parasitología, está el frente de la investigación para el desarrollo de la vacuna.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top