You Are Here: Home » Internacionales » Melenchon sueña con cobrarse la revancha con los socialistas

Melenchon sueña con cobrarse la revancha con los socialistas

Jean-Luc Melenchon, candidato del partido de ultraizquierda Francia Insumisa, está a punto de cristalizar su ambición en la elección presidencial francesa: aprovechar la colosal derrota y la ruptura que acechan al Partido Socialista (PS) para convertirse en la gran alternativa de futuro de la izquierda francesa.

Con 16 por ciento de intenciones de voto, ocupa el cuarto lugar en los sondeos y se encuentra a solo un punto detrás de François Fillon, candidato del partido Los Republicanos (LR) de derecha conservadora, según la última encuesta del instituto Odoxa-Dentsu. Su ascenso, que alcanzó un ritmo vertiginoso en los últimos días, se realiza en detrimento del candidato socialista Benoît Hamon, que cayó a ocho por ciento (-4.5 por ciento).

“Melenchon cosecha cada punto que pierde Hamon”, afirma el analista Christophe Barbier, exdirector de “L’Express”, en sus comentarios diarios por la cadena de información BFM-TV.

Para ese soltero de 65 años -que consagró toda su vida a la política-, desplazar al PS del tablero político francés es una revancha personal que viene rumiando desde hace largo tiempo. Luego de 32 años de militancia en el socialismo, en 2008 rompió con él para crear un Partido de Izquierda, inspirado en el modelo de Die Linke alemán.

Desde ese momento profesa un rencor y un desprecio sin límites -que no se esfuerza en disimular- por François Hollande y su supuesta falta de coraje político para tomar decisiones audaces.

Su vieja querella con el PS se reactualizó cuando Hamon intentó en dos ocasiones tratar de llegar a una candidatura común, que les hubiera permitido acceder a la segunda vuelta con 24 a 26 por ciento de votos. “No voy a atarme a un coche fúnebre”, respondió con su conocida arrogancia.

La soberbia no es su único defecto. También lo acusan con frecuencia de ser autoritario, intolerante e irascible. Esos rasgos de carácter lo llevaron, como era fácil de imaginar, a protagonizar varios incidentes homéricos con la prensa. Cuando se enfrenta con un periodista, no vacila en formular acusaciones de extrema violencia o incluso insultarlo. A un presentador del canal France-2 lo llamó “basura” y “sirviente”. A otro grupo enviado por un programa lo acusó de “fachos” y en 2014 pidió a los militantes que “vigilaran a los periodistas” y que en la medida de lo posible “los filmen”, particularmente a los reporteros de los diarios “Le Monde” y “Liberación”.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top