You Are Here: Home » Internacionales » Marcha contra reforma laboral en Francia termina en enfrentamientos

Marcha contra reforma laboral en Francia termina en enfrentamientos

Violentos enfrentamientos callejeros estallaron ayer en París, Lyon, Nantes y Caen entre manifestantes y unidades de la policía antidisturbios al término de las marchas de protesta organizadas por la central sindical CGT (comunista) contra la reforma laboral que promueve el presidente Emmanuel Macron.

En todos los casos, grupos de encapuchados se enfrentaron con piedras a la policía, que respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua.

La jornada de protesta, que preveía huelgas en 4 mil empresas y más de 200 manifestaciones en todo el país, representó la primera prueba de fuerza que debió enfrentar el gobierno de Emmanuel Macron apenas 120 días después de llegar al poder.

El presidente, que viajó a 6 mil 700 km de Francia para recorrer las islas de San Martín y Saint-Barthelemy -duramente castigadas por el huracán Irma-, surgió probablemente fortalecido de ese primer duelo con las fuerzas sociales. La movilización sindical reunió 400 mil personas en todo el país, según las evaluaciones de las centrales obreras, y 223 mil, según la policía. Los organizadores esperaban llegar a medio millón de manifestantes.

La huelga afectó parcialmente los transportes, la educación y el sector de la energía, pero no logró paralizar el país, que funcionó casi con total normalidad.

Ese relativo fracaso se debió a la división sindical. De las tres grandes centrales, solo se movilizó la CGT. Los líderes de la CFDT (reformista) y de Fuerza Obrera (trotskista), aparentemente dispuestas a llegar a un compromiso con el gobierno, rehusaron adherir a la medida de fuerza, aunque numerosos militantes de esas organizaciones desoyeron las consignas de su dirección y manifestaron junto a la CGT. A la protesta se sumó Jean-Luc Mélenchon, líder del movimiento de ultraizquierda Francia Insumisa, que se convirtió la principal fuerza de oposición al gobierno en el Parlamento.

La movilización de ayer, en todo caso, fue solo el primer capítulo de una serie de jornadas de protesta, que proseguirán el 21 y 23 de este mes. Los sindicatos y partidos de la oposición procuran explotar ahora la fuerte caída de popularidad que sufre.

Según los últimos sondeos, solo 40% de los franceses están satisfechos con joven mandatario de 39 años, mientras 55% se declara en contra de la reforma de laboral. Casi la mitad de la opinión pública, paradójicamente, apoya ciertas medidas del texto, como la posibilidad de que en las pymes los empleados puedan negociar directamente con la empresa, sin la mediación de los sindicatos.

A este primer capítulo de su programa deben seguir las reformas de la seguridad social, la fiscalidad y las universidades. En otras palabras, la agitación social recién comienza.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top