You Are Here: Home » Internacionales » La policía investiga una pista chechena en Francia

La policía investiga una pista chechena en Francia

La policía francesa investiga la posible existencia de una red yihadista de origen checheno que podría estar detrás del atentado perpetrado el sábado por un terrorista solitario, que asesinó a una persona e hirió a otras cuatro en un ataque con cuchillo en pleno corazón de París.

La policía descubrió anoche que el asesino, que fue abatido por la policía, había dejado un video de dos minutos con una reivindicación del ataque, en el cual además declara su adhesión al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El terrorista es un joven identificado como Khamzat Azimov, nacido hace 21 años en Chechenia, república rusa de mayoría musulmana, que obtuvo la nacionalidad francesa en 2010. Desde 2016 estaba en el radar de los servicios de seguridad por frecuentar a un grupo de chechenos que se preparaban a partir a Siria. El año pasado Azimov había sido interrogado por su amistad con otro joven conocido por sus simpatías con el EI.

Los servicios de inteligencia, que demoraron pocas horas en identificarlo, registraron de inmediato el hotel donde vivía con sus padres en el distrito de XVIII de París, así como la vivienda que había ocupado la familia hasta el año pasado en Estrasburgo. En esa ciudad, las fuerzas del orden también detuvieron a un amigo checheno sin antecedentes policiales, pero conocido por su cercanía con un hombre que combatió en Siria.

Los padres de Khamzat Azimov comenzaron a ser interrogados por la policía, pero —según la primera impresión— no tienen simpatías por el extremismo islámico y tampoco conocían el supuesto fanatismo de su hijo. Por el contrario, sus padres habían decidido exiliarse en París para escapar a la violencia en Chechenia, que desde la desintegración de la URSS en los años 1990 sufrió dos guerras civiles devastadoras promovidas por grupos islamistas independentistas.

El actual presidente ruso Vladimir Putin ahogó en sangre la segunda sublevación con la ayuda de Ranzam Kadyrov, que desde el año 2004 mantiene a la región sometida a una implacable dictadura al servicio de Moscú.

Los servicios anti-terroristas procuran determinar ahora si Khamzat Azimov actuaba en un círculo reducido de amigos o formaba parte de una red más vasta vinculada a la gigantesca trama que existía en Siria e Irak en los momentos de gloria del Estado Islámico (ver aparte). En 2015, Francia ya había desarticulado una célula islamista integrado por 6 chechenos. Los policías temen que ese grupo haya tenido otras ramificaciones.

Los islamistas chechenos también tienen una fuerte implantación en Alemania.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top