You Are Here: Home » Internacionales » La música urbana desplaza a los distintos géneros

La música urbana desplaza a los distintos géneros

Transcurrían los alocados años 60 del siglo pasado, y el mundo se sacudía al ritmo del rock and roll. Eran los jóvenes, que encontraban en los éxitos de Bill Haley y Elvis Presley un modo de expresión que los confrontaba con los adultos en su forma de vestir y de bailar… de escuchar música.

A la aparición de La Ola Inglesa, el rock and roll surgido en los Estados Unidos fue enriquecido por músicos británicos como or Herman’s Hermits, The Kinks, Eric Burdon & the Animals, Rolling Stones y, por supuesto, Los Beatles, entre otros, dando paso al género del rock, simplemente, del que se derivarían variaciones tales como el metal y el hard rock, pero siempre enmarcadas en el contexto de la cultura pop, vocablo que se desprendía del género POPular.

En los países latinos, mientras tanto, la música era otra: el género tropical que emanaba de la cubana Sonora Matancera con su variopinto elenco de cantantes, que a su vez abrevaba de los ritmos afroantillanos como la huaracha y el son, influía en países como México donde se enseñoreaba el danzón de Acerina y el mambo de Pérez Prado, al tiempo que emergía la Sonora Santanera.

Entonces se bailaban dos tipos de música diferentes, contrapuestas. Por un lado el rock, y por el otro la onda tropical. Eran ritmos de fácil identificación. El danzón no sonaba igual que el chachachá como tampoco el sello romántico de la Santanera al furor de Celia Cruz.

Eran estilos identificables. A leguas se notaba lo que bailaba la gente en las fiestas de XV años, los bautizos, las bodas: o las tardeadas de chavos que preferían el rock y el rock and roll, dos músicas distintas, diferentes, aunque la gente sigue confundiéndolas. A Enrique Guzmán lo llaman rockero, cuando en realidad es baladista y rocanrolero, por ejemplo.

En fin, todo lo anterior viene a cuento porque en nuestros tiempos los géneros musicales se han desvirtuado. En tiempos de un mundo globalizado, la música del mismo modo se ha globalizado y los exponentes de hoy lo mismo mezclan la cumbia con el rock y el reguetón y el hip hop, que lo tecno y la electrónica con música norteña y el sonido de la banda en una serie de combinaciones que han dado en bautizar como música-fusión o género urbano.

DIME QUÉ ESCUCHAS HOY Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Si te tocó vivir la etapa de la música-disco que marcaron Barry White y Los BeeGees en la década setentera y los ochentas aún, todavía estás a tiempo de poder diferenciar aquellos años de Lady Bump y Fiebre de Sábado por la Noche que lanzó a John Travolta a las veladas de discoteque. De lo contrario, es difícil descubrir, discernir y adivinar qué carambas estamos escuchamos hoy.

LO QUE OPINAN LOS FAMOSOS

En este contexto de fusiones musicales, de la globalización de la música misma, una opinión que nos pareció interesante es la vertida por la joven cantautora panameña Grettel Garibaldi, quien señaló que el pop como tal ha dejado de ser un género, para convertirse en una influencia.

En mi nuevo disco, Tierra Prometida, llevo un poco de salsa y de merengue, canciones inéditas pero centralizadas en el pop que de alguna manera es el estilo que ha marcado nuestras vidas y ha devenido en lo que llamamos género urbano”, dijo.

Y esto se debe, explicó, a que en materia musical hace tiempo no hay nada nuevo bajo el sol.

Por su parte, Alyosha Barreiro, un músico y compositor mexicano con tres carreras académicas y una licenciatura en arte dramático, sostiene que en su afán de ofrecer algo diferente ha optado en su nuevo disco por explorar una combinación de worldmusic, electrónica y lo que llama música sagrada, debido a que “los estilos se están unificando y las disqueras están siendo desmanteladas por la sencilla razón de que, en estos tiempos, domina el negocio de la industria digital”.

En el otro lado del mundo, en tanto, en una reciente entrevista en Madrid, Shinoda, integrante de Linkin Park, dijo que a ellos no les preocupan “esas combinaciones de palabras”, refiriéndose de esta forma a las llamadas fusiones.

“Conforme nuestra carrera ha progresado señaló–, las fronteras entre géneros se han difuminado para nosotros”.

“Yo no escucho música en términos de estilos, sino que me dejo llevar por mi estado de ánimo, nada más”, afirmó.

VOLVIENDO A MÉXICO

A su vez, el cantautor Mario Sandoval, exintegrante de Lu, se definió como “un sobreviviente de una industria musical saturada con géneros urbanos como el reguetón, el rap y el hip hop, que de profundo no tienen nada”.

En este sentido, lamentó que el romanticismo musical en México se ha desvanecido, “porque eso de hablar de amor con reguetón es como expresar sentimientos con chistes o bromas”.

Dijo ante medios en una entrevista que “mucha gente ya se cansó de escuchar el mismo sonsonete urbano.

Y lo mismo sucede entre los cantantes, los cantores o intérpretes musicales, como ustedes quieran llamarles, que suenan parecidos, mientras se dan combinaciones musicales tan insólitas y descabelladas como la Santanera y Caifanes tocando juntos, o Los Ángeles Azules con Ximena Sariñana en concierto, o Los Hermanos Castro interpretando rolas de ¡Alex Lora!

Ver para creer.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top