You Are Here: Home » Internacionales » La llamada “generación Y” toma el poder político en el mundo

La llamada “generación Y” toma el poder político en el mundo

La aparición de una nueva generación de dirigentes permitió, en menos de un año, rejuvenecer profundamente la política mundial.

El último ejemplo de esa ola de cambios es Sebastian Kurz, elegido el pasado domingo como nuevo canciller de Austria, uno de los países más conservadores de Europa. A los 31 años, Kurz no solo se convirtió en el gobernante más joven de la historia de Austria, sino en el benjamín de los dirigentes mundiales.

Ese joven prodigio, que fue elegido secretario de estado a los 24 años y comenzó a manejar la diplomacia de su país a los 27, forma parte de la llamada “Generación Y” o millennials, sin dogmatismos ideológicos ni demasiados escrúpulos, que utiliza a los partidos como plataforma para propulsar sus ambiciones.

Con su acceso al poder, Kurz convirtió en viejos a las nuevas figuras de la política mundial como el presidente francés Emmanuel Macron (39 años) o el primer ministro canadiense Justin Trudeau (45), sin hablar de los dirigentes de las grandes potencias planetarias como la alemana Angela Merkel (63), el japonés Shinzo Abe (63), el chino Xi Jinping (64), el ruso Vladimir Putin (65) o el presidente norteamericano Donald Trump (71).

El segundo lugar detrás de Sebastian Kurz lo ocupa norcoreano Kim Jong-un (33 o 34 años), que llegó al poder en 2011 cuando tenía apenas 27 o 28 años. No solo es uno de los más jóvenes. Gracias al vertiginoso desarrollo de su programa nuclear y balístico —capaz de enviar una ojiva atómica a Estados Unidos— también es, sin duda, el hombre más peligroso del planeta.

Entre otro, aparece Tamin bin Hamad al-Thani. A los 37 años, el nuevo emir de Qatar -cargo que heredó cuando su padre renunció al poder de esa rica potencia gasífera- es el monarca más joven del mundo. La reciente crisis con Arabia Saudita mostró su talento político. La verdadera pasión de ese joven moderno y occidentalizado es el futbol, por eso invirtió casi 500 millones de euros para convertir al club francés Paris Saint-Germain (PSG) en un auténtico dream team. La organización del mundial de 2022 en su país le permitirá tocar el cielo con las manos.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top