You Are Here: Home » Internacionales » Israel, una superpotencia de drones

Israel, una superpotencia de drones

Gracias
a su poderío militar, Israel se ha convertido en una potencia en la fabricación
de drones, aunque Estados Unidos y China le pisan los talones.

Un
dron pulveriza gases lacrimógenos sobre manifestantes palestinos, otro vigila
las posiciones del Hezbolá en Líbano, un tercero ataca posiciones de la Yihad
Islámica en la Franja de Gaza. En Israel, los drones son una herramienta diaria
de la gestión militar de las fronteras.

Y
es que se trata de una industria que se nutre principalmente de la experiencia
de los militares, en un país rodeado de enemigos.

Antiguos
mandos del ejército y de los servicios de seguridad se han convertido en
presidentes, fundadores, ingenieros y miembros del consejo de administración de
más de 50 empresas locales del sector.

Desde
1969, el ejército isralí utilizaba un pequeño modelo de avión teledirigido con
una cámara para espiar al vecino Egipto, antes de lanzar un enorme programa
durante la guerra de Líbano.

Israel
domina el mercado mundial de drones militares, aunque sufre la competencia
creciente de China y Estados Unidos.

Ronen
Nadir era comandante, a cargo sobre todo, del desarrollo de misiles en el
ejército israelí. Lanzada a principios de los años 2000, su start-up, BlueBird
Aero Systems, vende actualmente drones de combate en todo el mundo.

Se
jacta de estar en la vanguardia del «V-Tol», pequeños drones que
despegan y aterrizan verticalmente, como los helicópteros, y dotados de alas
para aumentar la velocidad.

Pueden
despegar o aterrizar en la ciudad, en la selva o sobre el puente de un barco.

«Desde
la primera idea, un esbozo en un trozo de papel, a la presentación ante un
cliente, solo pasaron cuatro meses y medio», explica a la AFP.
«Empezamos el desarrollo en octubre de 2018 y hemos vendido ya
centenares».

Entre
los tres primeros

«Cuando
una empresa estadounidense desarrolla un minidron, el sistema se utiliza en
Irak o en Afganistán. Para el desarrollo del aparato hasta su utilización en
zona de conflicto hay que contar varios años», dice Nadir.

«En
Israel, todo el mundo (en la industria) es un exsoldado u oficial del ejército,
y los ingenieros que crean estos sistemas son reservistas. Vuelven a las
oficinas con datos frescos, lo que reduce el ciclo del desarrollo».

Un
estudio, citado por las autoridades locales, sitúa a Israel como el primer
exportador de drones. Pero son datos de 2013.

Recientemente,
Estados Unidos ha adelantado a su aliado israelí con las exportaciones de su
Global Hawk, un dron de alto rendimiento y más caro, y los Depredadores,
vendidos sobre todo en el mercado europeo.

Sin
embargo, ante la competencia de China que vende «a países a los que Israel
nunca vendería», el Estado hebreo se «mantiene sin duda en el top 3,
o top 2″ mundial, dice Philip Finnegan, jefe de análisis del mercado en la
empresa estadounidense Teal Group.

Es
difícil clasificar la posición de las empresas israelíes en el mercado, ya que
«son muy secretas sobre lo que venden y a quién, como de hecho también lo
son los chinos», dice a la AFP.

Desde bombas a
cosechas

En
una reciente conferencia sobre drones celebrada en Airport City, zona
industrial cerca del aeropuerto de Tel Aviv, se encuentra un invitado
generalmente discreto: Nadav Argaman, jefe del Shin Bet, los servicios de
inteligencia interiores.

Su
mensaje era claro: «compramos sobre todo tecnología israelí».

«Tenemos
que adelantar (a nuestros enemigos) para seguir con vida», dice Zohar
Dvir, ex antiguo número 2 de la policía – que inspiró, según la prensa local,
el super policía encarnado por Adam Sandler en «You don’t mess with the
Zohan».

Actualmente
se sienta en el consejo de administración de la start-up «Gold
drone», especializada en drones agrícolas. Y es que muchas empresas
transfieren la experiencia militar a la tecnología de uso civil.

El
mercado mundial del dron mueve unos 12.000 millones de dólares anuales pero
podría alcanzar los 25.000 para 2029, según la empresa Teal, que prevé una
preponderancia de aparatos de uso civil sobre los militares.

«Las
mejores oportunidades están en el sector agrícola (…) : recolectar datos en
el campo, pulverizar pesticidas, polinizar o incluso recolectar», dice Ben
Alfi, que trabajó en la aviación israelí y hoy es el presidente de la sociedad
BWR Robotics, especializado en drones agrícolas.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top