You Are Here: Home » Internacionales » Insultos y multas: el sufrimiento de los autistas en España con el confinamiento

Insultos y multas: el sufrimiento de los autistas en España con el confinamiento

Para Susana Cristo y otros padres de niños autistas, el bloqueo en España resulta especialmente desgarrador y ha conllevado insultos, acoso e incluso multas.

A diferencia de la mayoría de los españoles en este momento, los autistas tienen derecho legalmente a salir a pasear, pero el gobierno sólo lo especificó una semana después de declarar el estado de alarma, y tanto la policía como la población a menudo no son conscientes de la situación.

«Aunque hemos puesto un cartel en la planta baja avisando de las necesidades de Olivia y estando ella sola en un jardín con las flores, unos (vecinos) han llamado a la policía, otros nos han gritado, le han tomado fotos», dice Cristo, de 36 años, cuando describe las veces que ella y Olivia, de cuatro años, se han aventurado en el jardín de su edificio en Madrid.

El estímulo físico es vital para el bienestar y el desarrollo de las personas con autismo, que tienen dificultades para captar conceptos simbólicos e imaginarios.

«Es muy difícil porque el autismo es una discapacidad invisible», dice Beatriz García, técnica de comunicaciones de la Confederación Española de Autismo. «La gente no cree que puedas andar por ahí por razones de salud». España, que desde hace un mes ha aplicado una de las cuarentenas más estrictas de Europa, comenzó a suavizarla al permitir la reactivación de parte de su industria ante la disminución en el ritmo de nuevas infecciones, pero la población sigue confinada.

España ha registrado más de 18 mil muertes por el coronavirus, con una de las tasas de mortalidad más altas del mundo.

RUTINAS INTERRUMPIDAS

Se estima que en el país hay 450 mil personas con autismo.

«Una mujer nos gritó desde su balcón que a ella también le gustaría pasear con su novio», dice Irene Donoso, de 22 años, que ahora tiene miedo de acompañar a su hermano menor Marco, autista, en sus paseos diarios por su barrio de Madrid.

«Marco es alto, de aspecto saludable. Con mascarillas, no se ve necesariamente que somos hermanos, y que él es diferente», dijo Donoso, que explica que las alteraciones de su rutina pueden hacer que las personas autistas se replieguen.

La Confederación Española de Autismo lanzó el 26 de marzo una plataforma en la que las personas autistas, sus familiares y cuidadores pueden informar de los incidentes derivados de la alarma.

Casi 40 por ciento de los incidentes registrados hasta el momento se refieren a autoridades que interrogan o multan a personas autistas por estar al aire libre, así como al acoso de civiles.

Las restricciones de movimientos han interrumpido —y pueden haber puesto en peligro— el progreso del aprendizaje de los niños pequeños con autismo.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top