You Are Here: Home » locales » Informe de Pancho, “ejercicio sano”

Informe de Pancho, “ejercicio sano”

Patricia López Núñez / Diario de Querétaro

El obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, resaltó que el segundo informe de gobierno no sólo es un ejercicio sano para rendir cuentas ante la sociedad, sino también para señalar los desafíos en el tiempo que le resta a la administración, sobre todo en el combate a la pobreza y a la inseguridad.

Al ofrecer la colaboración diocesana para construir paz y comunidad, reconoció que el actual gobierno estatal trabaja por llegar hasta las últimas comunidades de Querétaro y fortalecer el sistema educativo, el de salud y otras áreas, pero todavía es necesario trabajar en diversos rubros, como el de la seguridad, aunque Querétaro no tiene los índices delictivos de otros estados, pero ya demanda instrumentos preventivos.

“Los jóvenes necesitan más oportunidades, necesitan oportunidades de estudios superiores. Se tiene que subrayar con insistencia el apostar por los jóvenes que son una gran cantidad, un gran porcentaje, de 600 mil para arriba en el estado”, añadió.

Faustino Armendáriz reiteró la disposición de la Iglesia católica por mantener una relación institucional con las autoridades locales, en las que exista una colaboración y construcción conjunta para la paz y la comunidad.

Advirtió que aunque diversos actores revisarán a detalle el informe del gobernador, “rendir cuentas es algo sano para la sociedad” y si bien todas las administraciones tienen señalamientos, “tenemos que estar muy conscientes de que es una tarea desafiante y que al final de cuentas ellos luchan por hacer lo que tienen que hacer”.

“El informe es una oportunidad no solamente para plasmar los resultados positivos de lucha contra la inseguridad, de lucha contra la pobreza, de fortalecer el sistema educativo sino también de señalar los desafíos que quedan, todavía mucho tiempo y mucho se puede hacer para la sociedad”, expresó el obispo.

BRINDA IGLESIA AYUDA TRAS DAÑOS POR LLUVIA EN EL ESTADO

Armendáriz Jiménez dio a conocer que tras los daños que causó la lluvia en Querétaro se recibieron diferentes solicitudes de ayuda y se actuó de manera inmediata a través de Cáritas en los sitios afectados, como en San Juan del Río.

“Hemos estado muy pendientes, la misma noche que sucedieron los desastres en San Juan del Río. También estuvimos muy pendientes de los demás lugares, tuvimos la oportunidad de estar en Santa María Magdalena, de recorrer los albergues y mirar el desastre que la noche anterior se había hecho y escuchar a las familias lamentándose de estas situaciones y pidiendo la ayuda necesaria para reconstruir sus hogares, porque sí fue una destrucción”, declaró el obispo.

Invitó a la gente a llevar la ayuda que pueda al centro de acopio que se instaló en el Seminario de Querétaro, que pretende llevar apoyos a las zonas afectadas por las lluvias, pero también a las comunidades afectadas por los sismos.

Todos los apoyos se envían a través de Cáritas y se pretende recaudar más de un millón de pesos en la curia diocesana, que se entregará a la misma organización a nivel nacional, para que se invierta en todas las acciones que se requieran.

Resaltó que las lluvias y los sismos no causaron problemas en las parroquias ni iglesias de la diócesis de Querétaro, por lo que es posible concentrarse en llevar ayuda a quienes más la necesitan.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top