You Are Here: Home » Internacionales » Goberno italiano y El Vaticano no se escapan al ciberespionaj

Goberno italiano y El Vaticano no se escapan al ciberespionaj

En tiempos de “espionaje electrónico”, Italia y el Estado del Papa no son una excepción. La “bomba” estallada sobre los “mails” violados de personalidades políticas, financieras y también eclesiásticas, repercutió como era de esperarse en todo el país y en el Vaticano, con comprensible preocupación acerca de quién sería el “organizador” y cuáles los objetivos de este espionaje de alto nivel.

Entre las víctimas de la operación a nivel internacional, además, entre muchos otros, de los exjefes de Gobierno, Matteo Renzi y Mario Monti y del presidente del Banco Central de la Unión Europea (UE), el italiano Mario Draghi y de varios políticos, también está un “ministro” del Vaticano, el cardenal Giancarlo Ravassi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura.

Ravassi se declaró “asombrado” de haber sido uno de los objetivos del “cyberespionaje” de Giulio (inscrito a la masonería) y Francesca Occhionero, dos emprendedores hermanos (que se declaran inocentes) residentes en Londres y que se movían en los ambientes financieros de Europa con contactos en Estados Unidos.

Eran varios meses, por no decir años, que espiaban correos electrónicos y “sitios” personales e institucionales de personalidades políticas y no solo. Ahora ambos se encuentran detrás de las rejas de una cárcel romana. Fueron arrestados gracias también a la colaboración del “FBI”, acusados de haber robado alrededor de 18 mil “username”.

En este contexto, las autoridades italianas, a través de los canales internacionales utilizados en estos casos, ya solicitaron a la contraparte estadunidense la adquisición de los datos que habrían permanecido escondidos en los “servidores”, usados por los agentes federales de ese país. Por lo pronto, en medio del declarado “estupor” del cardenal Ravassi y aunque el Vaticano aún no se ha pronunciado oficialmente sobre el caso, en ambientes periodísticos trascendió que la Gendarmería del Estado pontificio decidió efectuar un ulterior y meticuloso control de los correos electrónicos de los cardenales y los obispos de la Curia romana.

Recurriendo a su tradicional ironía, Ravassi afirmó que “cuando mucho (los “espías tecnológicos”), habrán encontrado una que otra bendición…”. El cardenal, de 74 años, es un reconocido biblista, teólogo y experto en judaísmo y desde 2007 es el “ministro” de cultura del Vaticano.

Controles aún más severos en los servidores eclesiásticos, además de los que ya se llevan a cabo después de los escándalos “Vatileaks”, es decir, el robo y la entrega a la prensa de documentos reservados del Vaticano, registrados durante los pontificados de Benedicto XVI y recientemente, de Francisco.

No es un secreto, como señalan en el “Centro nacional anti-crimen informático” de la policía postal italiana, el hecho de que la Santa Sede representa desde siempre un objetivo privilegiado para los piratas de la información electrónica a nivel planetario, a la par de organismos como la ONU y la NASA.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top