You Are Here: Home » Expediente Q » Expediente Q “Interior”

Expediente Q “Interior”

Conocer lo que plantea la Ley de Seguridad Interior, es una obligación para opinar y sobre todo para andar de “activista de derechos humanos” en contra de la afamada ley que ha hecho despertar la opinión de políticos, intelectuales, actores, defensores de derechos humanos y uno que otro “wannabe”.

La ley de seguridad interior debió estar preparada y vigente desde hace 11 años que el Ejercito y Marina Armada de México, realizan labores de patrullaje y seguridad en las calles de municipios, estados y regiones del país; desde entonces no existe una normatividad y leyes claras de la presencia de la milicia en las labores que se supone deberían de cubrir las autoridades civiles.

Un estado que va perdiendo la batalla contra la delincuencia organizada, no necesitaría que el Ejército o Marina cuidaran de las calles y combatieran a los narcotraficantes por ejemplo, pero con autoridades civiles corruptas del lado de los narcos en sus diferentes unidades de negocio como lo es: trasiego de drogas, huachicol, secuestro, extorsión, robo de autos, prostitución y una larga lista de etcéteras. Los miembros de las fuerzas armadas no tendrían que estar realizando actividades de vigilancia y combate a delincuentes como si fuera tiempo de guerra.

Uno de los aspectos que contempla la ley de seguridad interior es:

Establece que el Presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las entidades federativas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior, es decir, una intervención del Ejército y la Marina en zonas de conflicto.

Al existir las condiciones de amenaza mencionadas en el punto anterior, el Presidente de la República, “previa consideración del Consejo de Seguridad Nacional, determinará la procedencia de la intervención de la Federación y expedirá, dentro de las setenta y dos horas siguientes, la Declaratoria de Protección a la Seguridad interior”.

En el artículo 16, también se establece que “En aquellos casos en que las amenazas representen un grave peligro a la integridad de las personas o el funcionamiento de las instituciones fundamentales de gobierno”, el Presidente de la República, “bajo su estricta responsabilidad”, podrá ordenar acciones inmediatas de las Fuerzas Armadas.

En el artículo 7, se establece que “Los actos realizados por las autoridades con motivo de la aplicación de esta Ley deberán someterse, en todo momento y sin excepción, a la preservación irrestricta de los derechos humanos y sus garantías, de conformidad con los protocolos emitidos por las autoridades correspondientes.

Son 34 artículos que se deben de conocer ampliamente y sobre todo los senadores deberán de discutir, ya que lo que se plantea en la ley, ya viene sucediendo pero sin normatividad y además deberá de quedar claro el respeto a las libertades ganadas por todos los mexicanos pero también cómo ganar una batalla que los políticos pierden todos los días por incompetentes, omisos o corruptos.

De Rebote

Curiosamente Jaime Rodríguez “El Bronco” logró cumplir con el mínimo de firmas para alcanzar candidatura independiente a la presidencia de la República, Nuevo León y el Estado de México, le ayudaron mucho en este logro; un estado lo gobierna él y el otro casualmente el PRI. Aquellos que aseguran ser sus aliados ¿Seguirán pensando que es químicamente puro este señor?

Adán Olvera

[email protected]

@aolverar

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top