You Are Here: Home » Internacionales » Europa desconfía de la expansión de China

Europa desconfía de la expansión de China

El presidente Xi Jinping inició ayer en Francia una maniobra de seducción para asegurar el éxito de la ofensiva estratégica china en Europa, donde existe una gran inquietud por las amenazas que representa la política de expansión comercial de Pekín.

Después de su fructífera visita a Italia, un viaje relámpago a Mónaco y una cena privada en una mansión en Beaulieu-sur- Mer —al borde del Mediterráneo—, el jefe de Estado chino llegó ayer a París para entrevistarse con el presidente francés Emmanuel Macron.

En un primer gesto destinado a mostrar sus intenciones de cooperación a sus interlocutores franceses, la delegación china anunció la compra de 290 aviones Airbus A320 y 10 A350, por un valor estimado en 30 mil millones de euros, para equipar a la empresa estatal CASC (China Aviation Supplies Holding Company).

“La conclusión de ese gran contrato es un progreso importante y una excelente señal (…) de la fuerzas que tiene el intercambio” entre ambos países, declaró el presidente Emmanuel Macron durante la firma del compromiso, realizada en el Palacio del Elíseo, después del primer têteà- tête entre los dos mandatarios.

Durante sus conversaciones, Macron reafirmó la importancia que atribuye Francia a su relación estratégica con China en favor de un multilateralismo fuerte.

Las cuestiones de fondo serán abordadas hoy durante una reunión que contará con la presencia de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Unión Europea (UE), Jean-Claude Juncker.

La necesidad de mostrar un frente común traduce la inquietud que existe en el continente por la expansión china. Xi Jinping acaba de obtener un éxito importante con la adhesión de Italia, país fundador de la UE, a su proyecto de infraestructuras marítimas y terrestres conocido como las “nuevas rutas de la seda”.

Gracias a los acuerdos firmados el viernes pasado, China tendrá ahora dos puertas de ingreso a Europa a través de los puertos de Génova y Trieste. Las nuevas rutas de la seda, también conocida por la sigla BIR (“Belt and Road Initiative”), es el ambicioso proyecto lanzado por China en 2013 para conectar las economías occidentales en Europa, Oriente Medio, África y América Latina con China.

A fin de consolidar esa iniciativa, Pekín inició hace años una activa diplomacia en Europa Central, donde anualmente asiste a una reunión en el marco del formato “16+1”, que reagrupa a los países de esa región más China. Dentro de ese foro, Pekín firmó acuerdos con Bulgaria, Hungría, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia a lo largo del río Danubio y hasta con la República Checa, en el corazón de Europa.

China invirtió masivamente en diversos activos estratégicos europeos, como los puertos de Malta y del Pireo, en Grecia y el sistema de energía eléctrica en Portugal. En el Mar Báltico logró importantes avances en Letonia y Lituania. La gira de Xi Jinping, concebida como un gran ejercicio de promoción y comunicación política, fue la ocasión elegida por la UE para coordinar una respuesta europea a las ambiciones y ambigüedades de Pekín.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top