You Are Here: Home » Internacionales » Demócratas, con confianza tras el debate por Vicepresidencia

Demócratas, con confianza tras el debate por Vicepresidencia

Tensión fue el clima que se respiró entre la comunidad demócrata en la Ciudad de México durante el único debate entre los candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos.

La demócrata Kamala Harris se mostró más centrada, mientras el republicano Mike Pence, sin perder lo cortés, repitió algunas acusaciones falsas de su jefe Donald Trump y quitaba repetidamente la palabra a su rival, ante los intentos de la moderadora, Susan Page, de que el republicano respetara los tiempos.

“Este tipo de eventos se vive de una manera apasionada entre los estadounidenses, pues ésta es una de las elecciones más importantes del país”, consideró en entrevista para El Sol de México Dan Defossey, CEO y socio fundador de Pinche Gringo BBQ, centro de reunión de la comunidad estadounidense en la capital.

Conforme los temas se tornaron más espinosos se incrementó la inconformidad entre los demócratas que se congregaron en el restaurante de comida texana. Casi al unísono, negaban y manoteaban en la mesa entre sonrisas nerviosas.

Kamala Harris arrancó criticando la gestión de la pandemia de la administración Trump como «el mayor fracaso» en la historia de Estados Unidos.

El coronavirus es un tema sensible para los asistentes. El centro de reunión cumplió todas las normas necesarias para evitar la propagación del virus, y la gente mantenía su distancia ante las reacciones de asombro o incertidumbre, intercambios de miradas y sorbos a sus bebidas mientras los candidatos se atacaban por la gestión del gobierno ante la pandemia.

Un par de asistentes se volvieron a colocar el cubrebocas al terminar sus alimentos, intercambiaban palabras y devolvían un puño a la mesa de manera enérgica, pero todos se mantenían al filo de su asiento, atentos, sin perder un segundo de atención a un tema que consideran que es muy crítico no solo para la comunidad, sino para todo el mundo.

De momento el ambiente se distendió y las sonrisas volvían, mientras algunos aprovechaban para ir a las barras de alimentos y bebidas.

El cambio climático silenció de nuevo el lugar y la atención volvió a la pantalla. Algunos no parpadean, miran fijamente, concentrados. Un grupo de jóvenes no suelta sus dispositivos móviles y tuitea su punto de vista sobre el caos climático.

EL DEBATE NO INFLUIRÁ

Algunos aplauden el hecho de que el debate sea más fluido, con interrupciones esperadas, pero que permitió crear criterios entres los asistentes, escuchar propuestas y contrapropuestas.

Sin embargo, los deabtes no cambiarán la opinión de la mayoría de los estadounidenses, «pase lo que pase entre los demócratas y entre lo que votarán por Trump», afirma Gricha Raether, presidente de Democrats Aboard México.

«Aunque los que sí puedan cambiar son todos los republicanos que piensan que Trump no es republicano, que le ha hecho mucho daño al partido y a la nación, y ver a los candidatos a vicepresidente sí puede darles el empujón necesario para salir a votar”, afirma Raether.

«La mayor parte de la gente ya ha decidió por quién va a votar, de hecho ya votó en línea, por correo. Pero en este debate se refrendará la importancia del cambio y de que Biden y Harris son la mejor fórmula para EU”, consideró por su parte Amy Glover, analista politica.

En el salón, entre el paso de la prensa extranjera, se habla de China y se nota el desinterés y caras de fastidio.

“Hablar de China es un tema que involucra sólo a los políticos y empresarios, pero para los ciudadanos es un tema que no nos afecta” afirma Melissa Bane, una de los asistentes.

Después llegan Venezuela, el Estado Islámico, Irán, y parece regresar el ánimo: los asistentes, intercambiaban ideas, gestos de afirmación o de negación. La mesa dos volvía a pedir otra ronda de cerveza y menciona que Vladimir Putin es un tema que se debe tratar a fondo.

RACISMO, TEMA SENSIBLE

La violencia racista fue el tema más sensible, entre risas irónicas ante las declaraciones de Mike Pence respecto a las acciones de beneficio a la comunidad afroamericana y la preocupación por el apoyo del presidente a los grupos supremacistas.

En un extremo del salón, una pareja recibe con molestia la reacción de Mike Pence respecto a la defensa de la Policía, pese a las acusaciones de abuso contra la comunidad afroamericana y la represión a manifestantes.

Al final, un tono civilizado e incluso con cumplidos fue el tono del debate, que ofreció un marcado contraste con el violento enfrentamiento verbal entre Donald Trump y Joe Biden la semana pasada.

Tanto Harris como Pence dejaron claro las posturas políticas de cada fórmula y esto se reflejó en los rostros de confianza de la mayoría de los asistentes Pinche Gringo BBQ, sobre todo al escuchar entre aplausos a Kamala Harris decir en su intervención final que ganarán las elecciones del 3 de noviembre.

DEBATE MÁS TRANQUILO

Ya en calma, una vez finalizado el debate, los demócratas se acomodaron en sus asientos y más relajados discutieron sus impresiones del enfrentamiento entre Mike Pence y Kamala Harris.

“Se abordaron temas de manera más profunda, con un diálogo más tranquilo y con mucho respeto”, fue la impresión del fundador de Pinche Gringo BBQ, Dan Defossey. Destacó que predominó la falta de polémica en el debate lo cual aplaudió por que “permitió un debate más abierto”.

Las reacciones de los asistentes fueron en su mayoría paralelas. “Fue un debate con más sustancia y menos griterío, no se respondieron las preguntas cómo se debieron de responder, y evadieron respuestas a las cuestiones entre los candidatos. José Antonio Pott.

“Si no existe la razón, qué importa quién ganó o quién tuvo la razón, si no hay racionalidad no hay democracia” es lo que comentó uno de los asistentes que decidió opinar de manera anónima. Agregó que no hay espacio al debate si no existe la razón como valor humano, la verdad está supeditada a la razón los puntos de vista están supeditado a la razón”.

“Un debate más interesante con candidatos muy articulados, enfocados a su base, y ninguno no cedió”. Alejandro Saucedo, simpatizante demócrata, destacó que cada candidato llevaba una agenda muy bien cuidada enfocada al electorado no decidido.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top