You Are Here: Home » Internacionales » Cúpula militar apoya la disolución del Congreso de Perú

Cúpula militar apoya la disolución del Congreso de Perú

Las
Fuerzas Armadas y la policía de Perú reafirmaron su lealtad al presidente
Martín Vizcarra, que ordenó disolver el Congreso y llamar a elecciones para
renovarlo, pero legisladores rebeldes desconocieron al mandatario tras designar
en su lugar a la vicepresidenta.

Las
cúpulas militar y policial mostraron su respaldo luego de que casi dos tercios
de los legisladores del Congreso -dominado por la oposición- suspendieron
temporalmente al centrista Vizcarra, ahondando la mayor crisis política del
país en casi dos décadas.

Vizcarra
convocó a elecciones legislativas para el 26 de enero. El nuevo Congreso
sesionaría hasta julio del 2021, el periodo constitucional del Congreso disuelto,
según un decreto supremo publicado en el diario El Peruano.

La
presidencia informó en Twitter que contaba con el respaldo de las fuerzas
militares, y acompañó su mensaje con una foto de Vizcarra junto al jefe del
comando conjunto de las Fuerzas Armadas y los comandantes del Ejército, Marina
y la Fuerza Aérea, y de la Policía.

Vizcarra,
que ha lanzado una campaña anticorrupción, acusa al Congreso de entorpecer la
labor del gobierno con frecuentes interpelaciones a ministros gracias al voto
mayoritario del partido de derecha liderado por Keiko Fujimori, quien está
detenida mientras la investigan por supuesto lavado de dinero.

Unos 86 de
130 legisladores, se negaron el lunes por la noche a dejar el parlamento y en
una inesperada sesión aprobaron suspender a Vizcarra durante 12 meses por
“incapacidad temporal”.

Pese a que
la gran mayoría de la población, las Fuerzas Armadas, y los principales medios
de comunicación respaldan a Vizcarra, la facción rebelde fujimorista quiere
seguir adelante en su decisión de deponer al mandatario y reemplazarlo por su
vicepresidenta, Mercedes Aráoz, que el lunes por la noche juramentó el cargo de
“presidenta interina”.

Por ello
se rehúsan a concurrir a la comisión permanente, el único órgano que debería
funcionar en el Congreso de Perú después de la disolución, al tiempo que
denuncian que la Policía no deja entrar al recinto parlamentario a congresistas
que no son titulares de esa comisión.

Pero ayer,
luego de que la mayoría de legisladores se retiraron en la madrugada, algunos
regresaron a la sede del Congreso. En las afueras del hemiciclo la policía con
cascos y escudos de plástico acordonó la sede y restringía el ingreso.

“Es un
golpe de Estado. Es un atentando a los todos los congresistas”, dijo a
periodistas la legisladora Luz Salgado, del partido de Fujimori, que logró
ingresar al parlamento.

La
Comisión Permanente conformada por 27 legisladores podría revisar decretos de
urgencia, según la Constitución.

Los
mercados reaccionaron y la moneda peruana caía un 0.86% y la bolsa local un
0.62% por la incertidumbre.

Cientos de
personas se manifestaron a favor de la disolución de la cámara, una de las
instituciones más desacreditadas por escándalos de corrupción, que también han
involucrado a cuatro expresidentes.

Aráoz, antes
de jurar como presidenta interina, dijo que acudirá a la OEA para que ayude a
Perú a resolver el “impasse”.

Pero la
Organización de Estados Americanos hizo un llamado a la calma y valoró la
convocatoria de nuevas elecciones, algo a lo que los legisladores se oponen,
pero no condenó en ningún caso las acciones de Vizcarra.

Aráoz, que
además fue denunciada ayer ante la Fiscalía por usurpación de funciones, dijo
que respetará la opinión¡ del Tribunal Constitucional si falla sobre la
legalidad del cierre del Congreso.

La
denuncia se extendió contra el presidente del Congreso, Pedro Olaechea y la
diputada Milagros Salazar por las acciones que tomaron para enfrentar
“ilegalmente” la disolución de la Cámara.

Ayer, la
capital peruana mostró calma y normalidad, sólo con un cierre parcial de la
céntrica avenida Abancay, cercana al Parlamento, efectuada por la Policía.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top