You Are Here: Home » Nacionales » Crecen investigaciones por falsificación a funcionarios

Crecen investigaciones por falsificación a funcionarios

Manrique Gandaria / Diario de Querétaro

En los últimos cuatro años, la Procuraduría General de la República, ha iniciado más de 3 mil carpetas de investigación por el delito de falsificación de documentos, pero solo ha podido detener a 749 personas por dicho delito, y ocho servidores públicos que fueron detectados falsificando documentos oficiales, o portándolos.

Pese a que documentos educativos como certificados escolares, cédulas profesionales y títulos universitarios son los documentos más falsificados, en los últimos cuatro años, la Secretaría de la Función Pública solo ha podido sancionar a tres servidores públicos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), por falsificación de documentos: un técnico en imprenta, un docente y un auxiliar.

En la Ciudad de México, y en especial en la Plaza de Santo Domingo, cualquier documento se puede falsificar: desde una boleto de parquímetro, del metro, placas de identificación de autos, permisos para conducir, licencias y recibos, hasta documentos oficiales como, cédulas profesionales, títulos universitarios, credenciales de estudiante , certificados, recetas médicas, cheques, credenciales de senadores, actas de matrimonio, de divorcio, de defunción, pasaportes, visas y credenciales de portación de armas de fuego.

Sólo hace falta tener conocimientos en computación, diseño, impresión grabada y serigrafía, y en cuestión de minutos, una persona que apenas terminó la secundaria, puede tener un título para ejercer una carrera y conseguir un empleo bien remunerado.

“Tenemos títulos de la universidad de Santo Domingo”, bromean algunos de los jóvenes que se dedican a “enganchar gente” en los alrededores de la Plaza de Santo Domingo, ubicada al norponiente del Centro Histórico de la Ciudad de México, en la delegación Cuauhtémoc.

Sobre las aceras de las calle Brasil, Cuba, Tacuba, Justo Sierra y Donceles, están los enganchadores, quienes sin recato alguno ofertan falsificación de documentos: “recibos de restaurantes de 20 a 30 pesos dependiendo el Estado, credencial de elector 2 mil pesos, un título universitario entre 7 y 8 mil pesos dependiendo de la universidad, cédulas profesionales llegan a cotizarse hasta en 25 mil pesos.

“Un pasaporte 10 mil, cartilla del servicio militar 700 pesos, certificado de bachillerato 500 pesos y actas de matrimonio, bautizo, recetas médicas y acta de defunción, entre 500 y mil pesos”, señalan algunos enganchadores consultados por esta casa editorial.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top