You Are Here: Home » Internacionales » COP25 intenta evitar otro fracaso en Madrid

COP25 intenta evitar otro fracaso en Madrid

De
Greta Thunberg a Greenpeace, los llamamientos para que la comunidad
internacional actúe ya contra el cambio climático se multiplicaron en la COP25,
de cuyo recinto fue expulsado un grupo de activistas tras protagonizar una
protesta.

Unos
200 países están llamados en Madrid a dar un impulso al Acuerdo de París,
finalizando aspectos técnicos clave como el funcionamiento de los mercados de
carbono y mostrando su disposición a hacer más para limitar el calentamiento a
menos de 2 oC e idealmente a 1.5 oC.

Pero
la falta de avances de la comunidad internacional frente a la emergencia
climática decretada por los científicos suscitaron airados discursos y la
protesta de activistas, que protagonizaron una cacerolada justo fuera del salón
plenario.

Tras
reclamar “justicia climática”, los manifestantes fueron expulsados del recinto
por unos guardias de seguridad a la vez que se retiraron los permisos de acceso
a unos 300, según asociaciones.

Entre
los expulsados se encontraba la directora general de Greenpeace International,
Jennifer Morgan, que los acompañó por “solidaridad”, después no pudo entrar.

Los
observadores “desempeñamos un papel muy importante” en las negociaciones.
“Podemos presionar y llevar la voz de los ciudadanos impactados (….) Si no
estamos dentro del edificio, no lo podemos hacer”, dijo.

PAÍSES RICOS NOS
ENGAÑAN

Con
un firme discurso, Thunberg, nombrada “Personalidad del año” por la revista
Time, también protestó, deplorando que no se esté “haciendo nada” y lo que es
peor, acusó a los países ricos de “engañar” con ambiciosas metas de reducción
de emisiones de gases de efecto invernadero.

La
mayoría de Estados trabaja con objetivos de reducción de emisiones a medio plazo.
Este mismo miércoles, la Comisión Europea presentó su Pacto Verde, cuya
prioridad es alcanzar para 2050 la neutralidad carbono mediante la reducción de
las emisiones de CO2 y la compensación con dispositivos de absorción.

“Un
puñado de países ricos prometió reducir sus emisiones de gases de efecto
invernadero en X por ciento para tal o cual fecha, o bien alcanzar la
neutralidad carbono en X años”, dijo la joven militante sueca, de 16 años.

“Esto
puede parecer impresionante a primera vista (…) pero esto no es liderazgo, es
engaño, porque la mayoría de estas promesas no incluyen la aviación, el
transporte marítimo ni la importación y exportación de mercancías. En cambio,
incluyen la posibilidad de que los países compensen sus ambiciones fuera de sus
fronteras”, denunció, recordando las disposiciones del Acuerdo de París.

Thunberg
emplazó a los países ricos a asumir su responsabilidad y a alcanzar la meta
“cero emisiones de una manera mucho más rápida y luego ayudar a los más pobres
a hacer lo propio”.

Antes
de su expulsión, Morgan también había mostrado su inquietud. “He participado en
estas COPS durante 25 años: nunca vi una brecha tan amplia entre lo que pasa
dentro de estas paredes y fuera”, dijo Jennifer Morgan, directora de Greenpeace
International.

“Las
soluciones son asequibles y delante de nuestras narices”, agregó, pero “¿dónde
están los líderes, los adultos?”, aseguró. Los datos científicos apuntan a que
cualquier demora agravará el calentamiento, con consecuencias catastróficas
para el planeta.

Las
emisiones de CO2 aumentaron un 0.6% en 2019 en el mundo, según el balance anual
del Global Carbon Project.

El
dato contrasta con lo que según la ONU habría que hacer a partir de 2020 para
lograr el objetivo de +1.5 oC: reducir las emisiones de gases de efecto
invernadero en un 7.6% anual hasta 2030.

En
un intento de dar un impulso a las negociaciones, la ministra española de la
Transición Ecológica, Teresa Ribera, nombrada “facilitadora” en la recta final
de la COP25, aseguró que “ya no se trata de una cuestión de ambición. Es una
cuestión de necesidad. Una necesidad común”.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top