You Are Here: Home » Internacionales » Carlos Menem, entre el fervor y el rencor

Carlos Menem, entre el fervor y el rencor

El expresidente argentino Carlos Menem falleció en Buenos Aires a los 90 años tras padecer diferentes problemas de salud, informó su familia y el gobierno, cuyos funcionarios se volcaron a las redes sociales a dar las condolencias a un político que fue querido y odiado por sus reformas económicas en la década de 1990.

Menem (1989-1999), que marcó una época por su personal estilo de ejercer el poder e imponer el sello neoliberal a la economía, así como por los escándalos de corrupción, estaba internado desde hace dos meses en una clínica de Buenos Aires.

El actual jefe de Estado, Alberto Fernández, también peronista, manifestó su “profundo pesar” y decretó tres días de duelo nacional en memoria de quien, “siempre elegido en democracia”, fue gobernador de la provincia de La Rioja y presidente de la nación, pero también senador, cargo que ocupaba desde 2005.

La despedida pública del presidente que más tiempo estuvo en el poder de forma continuada en el país se realizó en el Senado de la Nación, y su cuerpo será inhumado en un cementerio islámico de la provincia de Buenos Aires, donde reposan los restos del hijo mayor del político.

La actual vicepresidenta, Cristina Fernández, jefa de Estado de 2007 a 2015 y una de sus voces más críticas dentro del peronismo, también tuvo palabras para el momento: “Ante el fallecimiento del expresidente Carlos Saúl Menem quiero expresar mis condolencias a su familia y a sus compañeros y amigos”, señaló.

Menem, hijo de padres sirios y abogado de carrera, dio el salto a la primera línea política tras ganar las elecciones de 1973 para gobernador de su Rioja natal, cargo que ocupó hasta 1976, cuando fue detenido tras el golpe que derivó en la última dictadura (1976-1983), y de nuevo desde 1983 hasta las elecciones presidenciales de 1989, que acabó ganando.

Con sus icónicas patillas y su alto perfil, Menem enfrentó la hiperinflación y el estallido social que llevaron a Raúl Alfonsín (1983-1989) a adelantar varios meses los comicios y el traspaso del mando.

Su ideario privatizador y liberal lo hizo el niño mimado del Fondo Monetario Internacional, los inversionistas de Wall Street, los republicanos de Estados Unidos y el foro empresarial de Davos.

Privatizó la mayoría de las empresas públicas y dispuso un tipo de cambio en paridad con el dólar, un esquema que generó súbita abundancia pero que explotó en 2001, generando la peor crisis económica en la historia del país.

Fue el único mandatario latinoamericano en sumarse a la alianza occidental para participar en la guerra del Golfo (1990-91), con el despacho de dos buques.

“Con Estados Unidos mantenemos relaciones carnales”, justificó entonces.

Sus últimos años, en los tribunales

Los años de Carlos Menem estuvieron salpicados por denuncias de corrupción, y también se acusó a la Corte Suprema de conformar una “mayoría automática“ que siempre fallaba a favor del Ejecutivo.

Además de una causa por enriquecimiento ilícito que lleva abierta tres lustros, Menem fue detenido en 2001 seis meses por la presunta venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, por lo que fue condenado y luego absuelto.

También fue sentenciado a cuatro años de cárcel por el pago de sobresueldos durante su gobierno, pero nunca fue detenido por sus fueros como senador desde 2005.

Absuelto en causas como el encubrimiento de la primera investigación del atentado a la mutua judía AMIA de Buenos Aires, que dejó 85 muertos en 1994 y sigue impune, Menem estaba actualmente procesado por estrago doloso agravado en el caso de la explosión de una fábrica militar en la provincia de Córdoba, en 1995, que dejó siete muertos y 30 heridos.

El próximo 24 de febrero estaba previsto el inicio del juicio.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top