You Are Here: Home » locales » Carestía es más poderosa que la vigilia

Carestía es más poderosa que la vigilia

carne

Zulema López / Diario de Querétaro

El encarecimiento de la vida es el principal factor por el que las familias queretanas dejan de consumir carne y si bien, la adquisición de ese producto baja en cuaresma, va a la baja la tendencia de respetar esos “días de guardar”.

Lo anterior lo declararon locatarios del mercado Escobedo, quienes a DIARIO DE QUERETARO indicaron que pese a ser la entidad con más alta población católica, el bolsillo de los ciudadanos es el principal factor que afecta las ventas.

Mariela Chávez analizó que en contraste, los pescados y mariscos resultan, productos inalcanzables para la población, ante sus altos costos, de ahí que prefieren “no hacer cuaresma”.

“Nos han repuntado un poquito las ventas, conforme van pasando los años y como se va encareciendo poco a poco la carne y también lo que es el pescado y los mariscos, obviamente, a nosotros nos beneficia un poquito. Cada año (se observa un repunte) y también tiene que ver que la gente ya no es tan religiosa”.

Estimó que la clientela le adquiere por igual los diferentes productos, especialmente porque en ese negocio optan por vender carne nacional, de mejor calidad y sabor, de esa forma pueden ofrecer por ejemplo el kilo de puerco a 90 pesos.

Juan Luis Ramírez también observa que a la población le cuesta cada vez más respetar los días de vigilia, precisamente porque tendrían que enfrentarse a gastos onerosos derivado de los precios de los mariscos. Analiza que es el bistec su producto más vendido y que, el deseo de alimentar a la familia con alimentos frescos es lo que lleva a las personas a comprar sus viandas con un día de anticipación, de ahí que las carnicerías abre los siete días de la semana y observan clientela incluso los viernes de vigilia.

“Por ejemplo: de dos mojarras son 150 pesos; de dos mojarras comen dos personas; un kilo de carne te cuesta 140 y comen cinco, seis, ocho personas. Ya la gente ya no guarda esas tradiciones, porque más que otra cosa, son tradiciones”.

Jesús Aguillón razona que la Cuaresma sí impacta en las ventas, principalmente al inicio, pero que conforme avanzan los días, la gente regresa a comprar sus productos y al último viernes se regresa a la normalidad. Los clientes que acuden a su negocio lo hacen principalmente para adquirir la carne de res en sus diferentes presentaciones, que se encuentra a 140 pesos kilo, aunque también optan llevar de puerco, que se encuentra a 95 pesos kilo.

Para Ernesto Ramos, la venta sí desciende con motivo de Cuaresma hasta un 30 por ciento, cifra similar año con año pero que el principal factor por el que la gente deja de comprar es por la falta de dinero. Analiza que el bistec es la más comprada porque es la carne que más rinde al momento de prepararla.

“Dejan de comprar carne por la economía que tenemos, si nos ha pegado ahora, demasiado, no siempre, pero ahora como que (se nota más)… de un kilo de bistec salen de 9 a 10 piezas, si compra un kilo de pollo, nada más le salieron cinco piezas”.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top