You Are Here: Home » Internacionales » Brigitte Macron, el nuevo ícono francés

Brigitte Macron, el nuevo ícono francés

Francia tiene un nuevo ícono: Brigitte Macron, la esposa del presidente electo, perfecta representante del glamour francés, se ha convertido en motivo de admiración para muchas mujeres por su elegancia natural, su estilo y, sobre todo, por su coraje para ser una mujer libre.

“Sin ella, yo no sería yo”, confesó Emmanuel Macron cuando celebró su triunfo en la primera vuelta de la elección presidencial. A su lado, cohibida por el homenaje, Brigitte, “Bibi”, “BAM” o “Cocotte” -como la llaman sus íntimos- intentaba aceptar la idea de convertirse en primera dama de Francia a los 64 años, para “acompañar” los sueños del hombre de 39 que comparte su vida desde hace casi un cuarto de siglo.

Esos 24 años de diferencia exigieron de su parte una gran dosis de valentía. En una sociedad provinciana extremadamente conservadora -como es Amiens todavía en la actualidad- su familia y sus amigos vieron con malos ojos la decisión de esa mujer casada, madre de tres hijos, de pedir el divorcio a su marido banquero para casarse con un joven que había sido su alumno en un colegio jesuita. Algunos años antes en Marsella, un caso similar había provocado un escándalo nacional que culminó con la condena de la profesora por abuso sexual y provocó el suicidio de la docente.

En este caso, el tacto y la prudencia de ambos protagonistas, que esperaron varios años para oficializar la relación, permitió evitar el drama. “Los detalles de ese periodo pertenecen al dominio íntimo de la pareja”, comentó Brigitte en su primera entrevista. Aun así, fueron aislados por su círculo familiar y amistoso. “Fueron años muy difíciles. Aún ahora siento la mirada de reprobación de alguna gente”, confesó Macrón en un reciente documental de televisión.

Esos episodios traumáticos sirvieron en todo caso para solidificar la relación que es absolutamente “fusional”. “Para Emmanuel, no existe ninguna otra mujer en el mundo. Pueden ponerle adelante a Charlize Theron desnuda y no se le mueve un pelo”, asegura su madre.

Los rasgos de Brigitte, devorados por una sonrisa luminosa, son un testimonio elocuente de la felicidad que vive la pareja. Pero la esposa del presidente electo de Francia no solo fascina por todo eso. La incondicional musa del nuevo meteoro de la política mundial tiene otras cualidades que explican ese deslumbramiento general.

Consciente de que la diferencia de edad despierta ironías e inspira caricaturas más o menos desagradables, Brigitte prefiere reír: “Es necesario que gane ahora. Porque en 2022 su mayor problema será mi cara”, bromeaba durante la campaña.

Quienes la conocen saben, sin embargo, que Brigitte Macron suele indignarse con esos comentarios: “Lamenta que se acepte en un hombre lo que se le niega a una mujer”, dice su amigo, el periodista Philippe Besson.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top