You Are Here: Home » Internacionales » Bar canadiense te deja cantar en la regadera

Bar canadiense te deja cantar en la regadera

Un bar de karaoke canadiense está dejando a sus clientes cantar en la ducha durante la pandemia y, para darles seguridad, ha construido una cabina con cortinas y tuberías en el escenario.

El Bar y Restaurante de Karaoke de Tracie en Hamilton, Ontario, a 70 kilómetros al sur de Toronto, cerró en marzo durante la pandemia de Covid-19, pero reabrió hace tres meses en medio de estrictos protocolos establecidos por el gobierno.

La provincia de Ontario ordenó que la mayoría de las empresas cerraran en marzo y reabrieran en etapas a partir de junio. Los bares de karaoke estuvieron entre los últimos autorizados a retomar la actividad, por la posibilidad de propagar el virus a través de gotitas mientras las personas cantan.

¿La solución de la propietaria Tracie England? Instalar un cubículo hecho de cortinas de plástico transparente arriba del escenario.

“Hacerlo en la ducha es una excelente manera de mantenerse desinfectado y mantener todo limpio”, afirmó.

Normalmente tiene que apresurar a la gente porque hay mucha demanda para estar frente al micrófono. Ahora toca una canción entre cada cantante, lo que le da la oportunidad de limpiar la ducha. Las mesas también están separadas por cortinas de baño.

El cambio parece funcionar para los clientes hasta ahora. Un viernes por la noche reciente, el bar estaba lleno.

“Es una pequeña particularidad que agregamos al lugar”, dijo Michaela Hallok, una clienta de 21 años. “England se preocupa mucho por la gente que viene a este bar y no se arriesgaría a poner a nadie en peligro”, agregó.

Ontario, junto con gran parte de Canadá, ha experimentado un aumento de casos en las últimas semanas. La provincia reportó 566 nuevos casos de Covid el domingo, según el gobierno provincial.

CIERRAN BARES EN PARÍS

París decretó este lunes el estado de alerta máxima por el avance de la pandemia, lo que conlleva al cierre de todos sus cafés y bares, pero sus restaurantes podrán permanecer abiertos, siempre y cuando respeten nuevas medidas sanitarias.

“Entramos en una nueva fase”, declaró en tono solemne la alcaldesa Anne Hidalgo, en una conferencia de prensa en la que detalló las nuevas restricciones que se aplicarán a partir de hoy en París y en su periferia más cercana, un territorio de más de siete millones de personas, para frenar la cadena de contagio.

Además de los cafés y bares, considerados como lugares en los que el riesgo de contagio es mayor, permanecerán cerrados los gimnasios y seguirán prohibidos los eventos con más de mil personas así como las reuniones de más de 10 personas en los espacios públicos.

Los restaurantes, en cambio, podrán permanecer abiertos, siempre y cuando respeten nuevas medidas sanitarias de seguridad, como limitar los grupos de comensales a seis personas, poner un dispensador de gel desinfectante de manos en cada mesa y la posibilidad de que los clientes se quiten la mascarilla sólo para comer y no durante la sobremesa.

El gremio se encontraba inmerso en los últimos días en negociaciones con el gobierno para evitar un nuevo cierre que, aseguraban, sería fatal para el sector.

Aunque los dueños de restaurantes acogieron los nuevos anuncios con alivio, muchos denunciaron un acoso de las autoridades. “El gobierno ataca a la restauración como si fuésemos los únicos lugares en donde se propaga el Covid”, dijo Remi, gerente de un restaurante de comida local.

Para los establecimientos más pequeños, las nuevas restricciones suenan como una sentencia de muerte. El distanciamiento de un metro entre cada mesa “no va a funcionar para los restaurantes pequeños”, apuntó Michel, dueño de un restaurante que también es café y bar.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top