You Are Here: Home » locales » Asociación de Militares Retirados aquí reúne a más de 250 elementos

Asociación de Militares Retirados aquí reúne a más de 250 elementos

Foto: Alberto Herrera

Iris Mayumi Ochoa Herrera / Diario de Querétaro

Querétaro cuenta con 800 militares retirados, quienes tras formar parte de las fuerzas armadas, regresan a su vida civil con la posibilidad de mermar en su salud física, es por ello que desde hace 20 años se conformó la Asociación de Militares Retirados en el estado de Querétaro, que reúne a más de 250 elementos que sirvieron a la nación en diferentes actividades y que, a través de este organismo, buscan mantenerse activos.

El presidente General de la asociación, el General de División Diplomado de Estado Mayor retirado, Harold Rabling Torres mencionó que la intención del organismo es reunir al cúmulo de militares retirados que radican en Querétaro, y que tras dejar las fuerzas armadas, se enfrentan a una vida sedentaria completamente distinta a la que llevaron en activo.

“Nuestra vida en activo es muy agitada, porque tenemos la oportunidad de conocer regiones de nuestro país, contribuir en el combate al narcotráfico, la aplicación del Plan DNIII cuando existe algún desastre y coadyuvar en garantizar la libertad de los mexicanos y la integridad del territorio nacional, por lo que al retirarnos, esto se termina y regresamos a nuestra casa sin hacer nada, lo que pega físicamente en nuestra salud”, mencionó Rabling Torres.

Son actividades como conferencias, pláticas de salud, actividades recreativas, eventos conmemorativos, comidas, cenas, viajes a puntos turísticos y apoyo a los compañeros retirados, lo que la asociación lleva a cabo para apoyar a los militares y mantener su actividad constante, algo que es organizado por todos los agremiados quienes tienen la oportunidad de asistir con sus familias.

“Siempre estamos buscando algo útil para nuestros asociados y lograr una vida más sana para ellos, a pesar de que hemos buscado acercar a todos los compañeros retirados, a algunos no les ha llamado la atención a pesar de que los invitamos, pero está abierto a todos”, agregó el general.

47 AÑOS DEDICADOS A LA MILICIA

Harold Rabling Torres entró al Colegio Militar a los 16 años, tuvo la oportunidad de escalar en todos los grados posibles con los que cuenta el ejército y logró llegar al rango jerárquico más alto: General de División, categoría para la que tuvo que estudiar una maestría en Seguridad Nacional.

El militar retirado señaló que los mandos máximos dentro del ejército no se obtienen improvisadamente, ya que los aspirantes requieren de estudios precisos en el tema, que adquieren en la Escuela Superior de Guerra de la Ciudad de México, por lo que la población tiene la certeza de contar con elementos preparados para proteger a la nación.

“Estudiamos en la Escuela Superior de Guerra en San Jerónimo, en ese tiempo se hacía la licenciatura, yo soy maestro, fui director del Colegio de la Defensa Nacional, donde mis alumnos eran generales y jefes, ahí se estudia la maestría en Seguridad Nacional, muy importante para ser general, aquí en México se necesita tener maestría, no somos improvisados”, agregó.

Afirmó que los miembros de las fuerzas armadas pueden desempeñar diferentes actividades y cargos, desde cuestiones administrativas, operativas y hasta diplomáticas, las cuales dependen de su constancia y su labor.

Comentó que entre los cargos que ocupó se encuentra la dirección del Colegio de la Defensa Nacional, Agregado Militar en Washington, comandante de Zona de Guarnición, Funcionario de la Defensa y Comandante de la 22 Zona Militar.

Harold Rabling reconoció que dentro de las fuerzas armadas no hay límite de crecimiento, por lo que hizo un llamado a los jóvenes a considerar a la milicia como una posibilidad más de estudios, ya que cuentan con la certeza de tener un empleo al terminar sus estudios y contribuir a la seguridad de la nación.

“Es una opción más, no es lo unico ser ingeniero, abogado, químico y arqueólogo, también es una opción más donde tienen asegurado un trabajo seguro y si destacas y cumples las normas, tiene la oportunidad de seguir hasta lo máximo, yo entré a los 16 años y terminé a los 63 años y pasé por diferentes rangos; lo único que les va a costar es entrar, porque les hacen exámenes médicos, psicológicos y de cultura general y tienen asegurado toda estancia, alimentación, uniformes, libros, incluso se les da una ayuda de 150 pesos, a la semana para salir en días francos, pero lo que se requiere es vocación”, concluyó.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top