You Are Here: Home » Nacionales » Además de uso lúdico, cannabis ayudaría en industria automotriz y nanomateriales

Además de uso lúdico, cannabis ayudaría en industria automotriz y nanomateriales

Foto: Laura Lovera

Por Bertha Becerra / El Sol de México

El cannabis, que no solo tiene uso y consumo con fines medicinales y lúdicos, sino también en la industria e incursiona en los nanomateriales, inició su periplo legislativo en abril de 2017, cuando la Cámara de Diputados aprobó reformas a diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal. Y, desde esa fecha sortea obstáculos.

Se trata de la Ley para la Regulación del Cannabis que contiene 5 títulos, 74 artículos y 11 transitorios. El 4 de marzo de este año, el Senado de la República aprobó en comisiones unidas en lo general esta ley regulatoria. Quedó pendiente la discusión en lo particular. La emergencia sanitaria por el Covid-19, la interrumpió.

Ya concluyó el proceso en la Cámara Alta y llegó a la Cámara Baja, como minuta y este viernes 4 y sábado 5 de diciembre, se llevará a cabo parlamento abierto para su análisis y discusión. Tendrá que aprobarse antes del 15 de diciembre por mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En este escenario, la Secretaría de Salud a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), tiene pendiente la emisión de las reglas para el uso del cannabis terapéutico.

De acuerdo a un amplio estudio del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), de la Cámara de Diputados “es prioritario en México regular la industria del cannabis para desarrollar productos con alto valor agregado. Y necesario que se defina el marco que regule la industria de la marihuana”.

Detalla, que su efecto farmacológico es la supresión del hambre. También se estudia para tratamientos contra la obesidad y en el combate a la diabetes, debido que disminuye la concentración de glucosa en la sangre.

Sus usos terapéuticos más conocidos son en el tratamiento de algunos síntomas de esclerosis múltiple y en la reducción de ataques epilépticos.

Sus referencias clínicas son antiguas. Se atribuyen al padre de la medicina tradicional china Pen Tsao Cheng, en tiempos del emperador Shen Ning en el 2700 AC, que documentó sus facultades curativas y anestésicas frente a más de 100 enfermedades y malestares.

Pero en la industria, su utilización es muy amplia y va desde armazones para lentes y googles, por su resistencia, flexibilidad y durabilidad.

En la industria automotriz, corporaciones como BMW, Jaguar, Mercedes y VW incorporan la fibra de cáñamo en sus componentes. Sustituye el uso de madera en tableros y puertas debido a su dureza, flexibilidad y economía.

Algunos desarrolladores experimentales elaboran inclusive el chasis con fibras de cáñamo que hacen más ligeros los vehículos, sin perder resistencia.

También las fibras de cáñamo incursionan en los nanomateriales. Se utilizan como microláminas para la conducción de electrodos con una mejor actuación electroquímica que el grafeno y a un menor costo.

Además estas fibras de cáñamo sirven para la impresión por computadora como bioplásticos.

Luces y sombras en la sociedad

De acuerdo a una Encuesta Nacional Telefónica que hizo CESOP, como parte del estudio “Legalización y Uso de la Marihuana 2020”, el 50% de la población encuestada, desaprueba la legalización de su uso; 46.3% lo aprueba mucho/algo y 3.2% no responde.

Pero para fines medicinales, el 86.6% se manifestó a favor; 12.8% en contra y 0.7% no sabe.

Con fines recreativos, un 25.2% se inclinó a favor y 71.1% en contra y 3.7% lo ignora.

En el caso de utilización para fines industriales el 47.4% de los encuestados estuvo a favor; 44.8% en contra y 7.8% no sabe.

Y a la pregunta sobre sí considera que México está preparado para regular el uso de la marihuana, el 69.7, considera que no; 24.2% que sí y 6.1% no lo sabe.

Al cuestionarlos sobre si la aprobación de la marihuana con fines medicinales puede ser la puerta de entrada para el uso de otras drogas, el 65.9% considera que sí; 29.3% que no y 4.8% no lo sabe.

Además, el 50.1% de los encuestados sí cree que el cannabis cura enfermedades; el 38.3%, que no y el 11.6% dijo ignorarlo.

Sí el consumo fuera legal, manifiestan que los grupos más vulnerables serían los jóvenes con un 63.7% y los niños con un 20.3%.

Este levantamiento de encuesta telefónica se hizo del 10 al 13 de marzo 2020, a personas mayores de 18 años con una línea telefónica en su vivienda. Fueron 900 encuestas aplicadas en la República en teléfonos fijos. El margen de error más o menos de 3.3% y el nivel de confianza de 95%.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top