You Are Here: Home » Internacionales » Fascistas y antivacunas desatan caos en Italia

Fascistas y antivacunas desatan caos en Italia

La policía usó carros lanza-agua y lacrimógenas para hacer retroceder a cientos de personas, incluidos antivacunas y neofascistas, que se manifestaron en Roma contra una campaña del gobierno para hacer obligatorio el “Pase Verde” del Covid-19 para todos los trabajadores.

La jornada se presentaba candente debido a la convocatoria de protestas en varias ciudades contra las medidas del gobierno para gestionar la crisis sanitaria. Pero los augurios se cumplieron sobre todo en Roma, que acabó sumida en el caos.

Unos diez mil manifestantes, entre ellos militantes del movimiento neofascista Forza Nuova, marcharon por el centro de la capital, profiriendo insultos hacia el gobierno de unidad nacional de Mario Draghi y también contra la prensa.

El encontronazo se saldó con 38 policías heridos, seiscientos manifestantes identificados y doce detenidos, entre estos el líder nacional de Forza Nuova, Giuliano Castellino, y el responsable romano, Roberto Fiore.

Un grupo que participó en las protestas, entre los que había antivacunas y neofascistas, asaltó el servicio de Urgencias del hospital Umberto I, hiriendo a dos enfermeras, una de ellas con un botellazo en la cabeza, y dos agentes de seguridad, según confirmó el consejero de Sanidad de la región del Lacio, Alessio D’Amato, a la televisión pública RAI.

El consejero aseguró que ha sido una “noche de locura” en el hospital, que sufrió el ataque de unas treinta personas que obligó incluso a los sanitarios a encerrarse para protegerse.

“Después de más de un año de pandemia no es justo vivir estas agresiones”, lamentó D’Amato.

Durante la marcha asaltaron también la sede nacional del mayor sindicato de Italia, la CGIL, y lanzaron petardos y bombas de humo contra la sede del gobierno, Palacio Chigi, lo que desencadenó la reacción de los antidisturbios, con mangueras de agua a presión y cargas.

Finalmente se detuvo a doce personas, entre estas el líder nacional de Forza Nuova, Giuliano Castellino, y el responsable romano, Roberto Fiore.

Sin embargo la tensión se trasladó al hospital Umberto I, donde había sido ingresado uno manifestante herido en las cargas y que avisó a sus compañeros.

Acto seguido a las puertas de Urgencias se congregaron entre 30 y 40 personas “violentas” que intimidaron a los sanitarios y los atacaron.

Tras los hechos, el país se plantó la necesidad de ilegalizar los movimientos neofascistas, que en estos momentos se nutren del malestar por la pandemia.

La CGIL, que ha aceptado el sistema del Pase Verde para trabajadores, condenó el ataque a sus oficinas.

Bajo el sistema de pases, cualquier trabajador que no presente un certificado de salud válido a partir del 15 de octubre será suspendido sin paga, pero no puede ser despedido.

© 2015 Powered By Wordpress, ABC Diario de Querétaro

Scroll to top